Consejos para disfrutar al máximo un crucero de cinco días

Cinco días en un crucero repleto de actividades puede representar mucha diversión, pero es importante preparar tu agenda completamente y aprender de antemano un poco sobre qué esperar y cómo comportarse. Seguir los consejos de aquellos que han experimentado un crucero de cinco días puede ayudarte a maximizar la diversión y minimizar cualquier preocupación derivada de problemas inesperados a bordo.

Comienza con el pie derecho


Deja la bata de baño en casa; la mayoría de los barcos proveen una.

Inicia tus cinco días de crucero con el pie derecho empacando correctamente y sabiendo de antemano qué esperar durante el embarque. Primero, empaca con juegos completos en mente; cada quién es distinto, pero un por día debería ser suficiente, además de cualquier ropa formal, trajes de baño y accesorios requieras. No confíes ciegamente en las instalaciones de lavado del barco; de lo contrario, terminarás pagando altos precios solamente por tener calcetines limpios. Deja espacio en tu equipaje para los souvenirs; a lo largo de los cinco días seguramente recolectarás alguno. Segundo, investiga sobre la línea de cruceros y el puerto de partida. ¿Qué tan largos son los tiempos de espera en puerto? ¿Hay estacionamiento disponible e incluido? ¿Cuál será el clima el día de la salida? Obtener estas respuestas antes de viajar te permitirá evitar gastos adicionales, tales como tener que adquirir un suéter si el clima está demasiado frío, y ahorrarte dolores de cabeza.

Date tiempo


Tener resaca el segundo día puede parar en seco la diversión.

En la emoción de estar a bordo, es tentador entregarse a todas las actividades y sobre todo a la bebida, pero esto puede ser contraproducente. Ten en mente que tienes cinco días para disfrutar de todo; si te acabas todo en las primeras 36 horas, el resto del crucero no será mucha diversión. También trata de evitar explorar cada rincón del barco. Los cruceros por su misma naturaleza son enormes y te cansarás nada más tratando de descubrir cada detalle del mismo. Investiga la nave y sus actividades antes de la partida, decide qué actividades son indispensables, y ordénalas por prioridad según decidas.

Sal por ahí


¿Qué tal disfrutar de una película a bordo?

Sin importar cuánto desees relajarte un momento en tu camarote o sentarte en la piscina con una bebida, te perderás la experiencia de un barco si no haces nada más. Tu crucero ha sido planeado para proveerte de entretenimiento constante durante cinco días todo el tiempo, así que puedes apostar que siempre habrá algo por hacer. Ve a un espectáculo, visita el casino de a bordo, o prueba cocina no tradicional en uno de los restaurantes. Involúcrate en las actividades planeadas; incluso si jugar lotería, cantar en karaoke y jugar charadas no es lo tuyo, lo más seguro es que te diviertas tan sólo de ver a los otros hacer el ridículo. Si llevas a tus niños, no solamente los dejes en el club infantil. Llévalos a las actividades para niños o a un espectáculo o vayan a nadar juntos.

Sé realista


Lleva contigo las medicinas básicas para sobrellevar un dolor de cabeza o de estómago.

No dejes que la emoción de las vacaciones prevalezca sobre el sentido común. A lo largo de cinco días en alta mar, alguna cosa está destinada a ir mal. Puede que te enfermes del estómago, puede que llueva durante dos días, o un puerto de visita puede ser cancelado. Ten en mente que estás en un hotel flotante probablemente con miles de personas con las mismas expectativas; es poco real esperar que todo sea perfecto. Prepárate para la lluvia o la cancelación de actividades empacando un buen libro. Si tu puerto favorito es cancelado, pasa tu tiempo en una actividad a bordo en lugar de pensar en ello. Recuerda: un crucero de cinco días consiste en divertirse durante esos cinco días, no en seguir un itinerario inflexible.

Más galerías de fotos



Escrito por kate bradley | Traducido por rubén moreno