Consejos de dieta y ejercicios para deshacerse de la grasa del estómago

Puedes mejorar tu apariencia y tu salud reduciendo el exceso de grasa en el estómago. La grasa alrededor de tu sección media incrementa tus riesgos de sufrir problemas de salud, como la hipertensión, ciertos cánceres, enfermedades del corazón y ataques. Cambiar tus hábitos alimenticios y comenzar una rutina regular de ejercicios deberá ser parte de tu empresa de pérdida de peso. Si lo haces correctamente, eliminarás esa grasa en muy poco tiempo.

Monitorea tu consumo de calorías

Si deseas liberarte de la grasa del estómago, enfócate en reducir la cantidad total de grasa corporal, ya que la reducción localizada de solo un área de tu cuerpo no es posible. Cuando la grasa de tu cuerpo disminuye de manera general, también lo hará la que está alrededor de tu estómago. Perder peso demasiado rápido puede hacerte sentir enfermo y cansado, ya que ésto hace más lento tu metabolismo. Helpguide.org sugiere que pierdas peso a un ritmo gradual y seguro de 1 a 2 libras por semana. Por medio de la dieta y el ejercicio, deberás crear un déficit diario de 500 a 1000 calorías, mismas que son requeridas para lograr la pérdida de peso.

Reduce las calorías de la comida

Hacer cambios en la dieta puede contribuir a tu déficit calórico. Planear tus comidas con tiempo y comer porciones más pequeñas puede hacer una gran diferencia. En lugar de comer bocadillos que consistan de comidas altas en calorías, come alimentos nutritivos bajos en calorías. Además, si consumes la mayor cantidad de calorías temprano en el día, tendrás más tiempo para quemarlas. Limita los alimentos que contienen calorías del azúcar, como las donas, los dulces, galletas y muffins porque, de acuerdo con Helpguide.org, muy probablemente ganarás grasa corporal. Tus nutrientes deberán provenir de lácteos bajos en grasa o sin grasa, vegetales, proteínas magras, frutas y granos enteros.

Dedícate a sudar

Realizar ejercicio cardiovascular moderado por 30 a 60 minutos la mayoría de los días de la semana puede ayudarte a quemar calorías. Para optimizar tu ejercicio, incorpora entrenamiento por intervalos de alta intensidad (HIIT) en tu rutina de cardio. De acuerdo con los National Institutes of Health, el HIIT quema la grasa abdominal y visceral de manera más efectiva. Durante este tipo de entrenamiento, alterna entre una intensidad moderada y fácil de realizar y una intensidad vigorosa. Por ejemplo, puedes trotar por dos minutos y luego acelerar a un sprint de un minuto. Alterna intensidades por más o menos 15 minutos para acelerar tu quema de calorías.

Crea tejido muscular

El entrenamiento de fortalecimiento estimula el tejido muscular, que quema calorías incluso cuando te encuentras en reposo. De acuerdo con las Harvard Health Publications, puede darle a tu metabolismo un impulso de un 15 por ciento. Los curls de bíceps, preses de pecho, estocadas, squats, lagartijas, flexiones, sentadillas y rows con mancuernas son solo algunos de los ejercicios que pueden ser parte de tu rutina de entrenamiento de fortalecimiento. Incorpora al menos dos sesiones de entrenamiento de fortalecimiento a la semana y en lugar de solo fortalecer tus abdominales, trabaja todos tus músculos principales para óptimos resultados. Realiza hasta tres sets y de ocho a 12 repeticiones de cada ejercicio, usando suficiente peso de manera que no puedas hacer otra repetición al final de cada set.

Más galerías de fotos



Escrito por kimberly caines | Traducido por reyes valdes