Consejos para detener el acoso

El acoso no es una actividad solitaria. La psicóloga Tonja R. Nansel reporta que entre los jóvenes, el 19% de los estudiantes admite molestar a otros estudiantes, mientras que el 17% dice haber sido molestado. El 6% reportó haber acosado y ser molestado también. El acoso ocurre con mayor frecuencia de hombres a hombres, y frecuentemente es físico. Las niñas también experimentan acoso, con mayor frecuencia verbal o emocional. Ocurre principalmente en los grados del sexto al octavo, pero puede continuar en la adultez, en el lugar de trabajo y por medio de la computadora. La intervención es importante para ambos lados, ya que los acosadores hacen daño a la escuela y en el trabajo y tienden al aislamiento, mientras que las víctimas sufren niveles más altos de lo normal de depresión y ocasionalmente actúan de forma violenta en contra de sus acosadores.

Involucra la escuela

El acoso con frecuencia sucede en la escuela y los estudiantes necesitan apoyarse entre ellos y mantener la escuela segura. La psicóloga Susan Limber aconseja un programa en el que los administrativos trabajan con los estudiantes para crear una atmósfera de seguridad y apoyo para todos a través de asambleas de toda la escuela y recordatorios diarios durante los anuncios escolares. Cuando todos están trabajando hacia la misma meta de cero tolerancia al acoso, es más efectivo detener este tipo de situaciones.

Construir autoestima

Los acosadores eligen a las personas que perciben como débiles, y aquellas con baja autoestima pueden soportar al acosador sólo por ser aceptadas. Una persona con una alta concepción de sí misma tiene poca probabilidad de acosar o ser acosada, de acuerdo con Michelle Borba en "Big Book of Parenting Solutions". Celebra los éxitos de tu hijo y trabaja con él en sus desafíos para aumentar su confianza. El acoso del trabajo puede ser más sutil, de acuerdo con un artículo en el New York Times, así que asegúrate de que tu trabajo y tu autoestima están en buena forma para estar en guardia en contra del acoso y el sabotaje.

Sigue hablando

La mejor forma de detener el acoso una vez que comenzó es enseñarle a tu hijo a ignorarlo, de acuerdo con un artículo en Kidshealth.org. Dile al acosador que se detenga con voz fuerte y con autoridad y aléjate. Después, dile a un profesor (o en el trabajo dile a tu jefe o a alguien de recursos humanos). La escuela o el empleador intervendrán hasta el grado que les sea posible, pero los acosadores pueden actuar rápidamente y de pronto desaparecer de la escuela o el trabajo o en la computadora. Un acosador necesita una reacción para poder continuar con la molestia, e ignorar las amenazas es una forma de quitarle ese poder. Cuando uno es acosado, es importante nunca insultar o molestar en respuesta. Tu hijo debe saber que puede contarte inmediatamente sobre el acoso y trabajarás para mantenerlo seguro.

No confrontes

Cuando el acoso ocurre en la escuela, no confrontes a los padres del acosador a menos que ya sean amigos. Muchos niños aprenden a molestar en casa y sus padres tienen la probabilidad de hacer lo mismo. Si la situación se vuelve peligrosa, involucra la ayuda de una tercera parte --como un consejero o un programa de mediación escolar-- para solucionar el problema. En los programas de mediación, tanto la víctima como el acosador se reúnen con los padres presentes y regularmente firman algún tipo de acuerdo para detener el acoso. Los programas de mediación también existen en el lugar de trabajo y en el sistema de tribunales si esta situación ocurre entre adultos.

Más galerías de fotos



Escrito por erin monahan | Traducido por laura de alba