Consejos para el cuidado de ropa de cuero

Ya sea en la chaqueta negra de corte clásico que puede lucir profesional y al mismo tiempo casual, hasta en los exquisitos pantalones estilo rock and roll; el cuero nunca pasa de moda. Es durable, mantiene la temperatura de tu cuerpo, combina bien con todo y es la prenda definitiva en cualquier momento. Es necesario saber cómo cuidar de tus prendas de piel adecuadamente (lo cual incluye la forma de limpiarlas y almacenarlas) para que se mantengan en buen estado durante mucho tiempo. Lo ideal es que no te deshagas del folleto de instrucciones y cuidados del fabricante cuando lleves a casa una pieza nueva.

Garantía de calidad

Por lo general, es evidente cuando la ropa que dice ser de cuero, está confeccionada en realidad, en materiales de imitación. El cuero auténtico es grueso, áspero y desigual, mientras que el falso suele ser liso, delgado y muy plano. Una forma de asegurar la calidad de la ropa de cuero es comprar en una tienda o marca con una buena reputación en el ámbito de la fabricación de prendas de alta calidad. Seguramente esperas que tu ropa de cuero dure el mayor tiempo posible, por lo que es necesario inspeccionar el hilo utilizado en las costuras antes de decidirte a comprar. El hilo de poliéster mantendrá tu prenda intacta y evitará que se rasgue a lo largo de las costuras

El cuero y la moda

Considera de qué animal proviene el cuero. La mayoría de las prendas de vestir están hechas de piel de reses u ovejas. Sin embargo, la piel de cordero es más ligera y también menos estriada y desigual, por lo que puede darle a la prenda un aspecto más pulido y profesional. Asegúrate de que tu ropa de cuero te ajuste bien, ya las piezas voluminosas de este tipo de material pueden hacer que te veas mucho más grande de los que eres. El cuero se tiñe de un infinidad de colores, por lo tanto, también puede ser un elemento de diversión en tu guardarropa. Puedes entonces agregar una chaqueta de cuero de color rojo brillante para iluminar un atuendo deslucido, mientras que una pieza en azul marino es una alternativa discreta pero que resaltará sobre el negro y marrón clásicos. Algunas chaquetas de cuero funcionan como abrigos resistentes que mantienen el calor corporal, pero no todos ellos son necesariamente prendas de exterior. Las chaquetas de cuero ligero de corte más estrecho pueden ser usadas ​​como blazers sobre blusas tipo camisero, de modo que podrás lucir tu estilo durante todo el día sin tener que quitarte nada.

Almacenaje y prevención de daños

Si tu ropa de cuero se moja, no la pongas en la secadora. Cuando la almacenes, asegúrate de que no quede cerca de las rejillas de calefacción, ya que el calor artificial puede causa contracción y producir resequedad. Cuando pienses guardar tus prendas durante un periodo extenso de tiempo, colócalas en una bolsa para ropa de tela. No utilices plástico para envolver tus piezas, ya que es posible que encuentres moho cuando las saques para usar la próxima temporada. Además, ten en cuenta que la luz solar provoca que la coloración se desvanezca.

Limpieza

Por lo general, es posible limpiar el cuero por tu propia cuenta con ayuda de un equipo, de un producto especial de limpieza de cuero o con una esponja ligeramente humedecida con agua y detergente líquido suave. Por otro lado, lo mejor es que no hagas una cosa ni la otra sin consultar antes las recomendaciones de limpieza del fabricante; esto en primer lugar, porque los diferentes tipos de piel llegan a necesitar de un cuidado diferente. Si notas manchas, consulta a un profesional para que les brinde el tratamiento correcto. Es posible que quieras una limpieza profesional de vez en cuando para recuperar el brillo y tono del barnizado original.

Más galerías de fotos



Escrito por lindsay haskell | Traducido por pei pei