Consejos sobre cómo criar adolescentes que no son biológicamente tuyos

Criar a un adolescente puede ser difícil. Cuando no está recostado en la casa como un oso perezoso, está ocupado con amigos, rebelándose o una combinación de las dos. Un padre no biológico de un adolescente algunas veces puede hacer que ser padres biológicos parezca un paseo en el parque. Surgen una variedad de nuevos problemas en familias con padres no biológicos, como hostilidad, desafío y competitividad en tus adolescentes. Afortunadamente, no tienes que resignarte a tener una casa llena de ira y resentimiento, o no todavía.

Ten cuidado con el favoritismo

Si llegaste a una relación con tus propios hijos, puede que los hijos de tu pareja perciban rápidamente el favoritismo, sin importar si es real o imaginado, y esto puede crear hostilidad entre los hijos biológicos y los adoptivos, así como entre tus hijos biológicos. Ya que es fácil para ellos ver el favoritismo aún si no existe, es importante tratar a todos tus hijos igual, tanto como te sea humanamente posible. Asiste a las funciones escolares de todo el mundo, intenta involucrarte equitativamente en sus tareas y en otras responsabilidades escolares y anima a todos tus hijos en sus deportes y eventos extracurriculares. Tu entusiasmo por sus vidas eliminará rápidamente las preocupaciones sobre el favoritismo de tu adolescente adoptivo.

Evita la competencia

Es difícil tener el rol del padrastro cuando el padre biológico de tu nuevo adolescente todavía está involucrado en su vida, aunque la ausencia del otro padre no necesariamente elimina el problema. Si tu adolescente siente que estás tratando de ganar ese puesto, puede que lo encuentres rápidamente probando y desafiando tu autoridad y comportándose de forma hostil. Está tratando de enviarte un mensaje: "No eres mi padre 'real', así que no puedes decirme qué hacer". Para evitar o difundir la sensación de competencia, intenta asegurarle a tu adolescente que no estás tratando de tomar el rol del otro padre en su vida. Si el problema permanece, puede que sea mejor hablar con tu pareja cuando sea necesario tomar acciones disciplinarias. Pueden trabajar juntos sobre las consecuencias apropiadas, pero deja que tu pareja transmita el veredicto.

Reuniones familiares

Los años adolescentes están llenos de luchas por ser independientes, junto con una multitud de dilemas personales, sociales y físicos. Puede que quiera ser todo un adulto, pero todavía está aprendiendo cómo navegar por el mundo, cómo formar relaciones apropiadas y cómo tomar buenas decisiones. Las buenas noticias son que tienes la oportunidad de tomar parte en su viaje hacia la adultez. Sin embargo, eres una persona nueva en su vida y puede que no se sienta cómodo recurriendo a ti por problemas importantes, o no todavía. Para proveerle a tu adolescente una oportunidad de compartir sus preocupaciones, inquietudes y quejas, incorpora reuniones familiares regulares. Estos momentos de discusión le envían el mensaje de que estás disponible, involucrado y dispuesto a escuchar lo que tiene que decir.

Participación y afecto

Una de las formas más fáciles de mostrarle a tu adolescente adoptivo que quieres involucrarte, es involucrándote. Mantén abiertas las líneas de comunicación, pregunta sobre sus amigos, actividades favoritas e incluso sobre sus manías, pero hazlo sin juzgar. Los sermones son formas seguras de hacer que tu adolescente se cierre. El punto es conocer a tu adolescente y emocionarte por ser una parte en su vida. Dale afecto a tu adolescente tan a menudo como sea posible, aunque con un adolescente esto puede significar una palmada en la espalda o chocar los cinco por un trabajo bien hecho, en vez de abrazos y besos a la hora de dormir. Tan a menudo como sea posible, asegúrate de enviarle el mensaje de que estás feliz de que él esté en tu vida.

Más galerías de fotos



Escrito por rosenya faith | Traducido por ana maría guevara