Consejos para corredores y ataques de perros

Hay pocas cosas que inspiran más miedo al correr que escuchar el jadeo de un perro corriendo detrás de ti o que venga cara a cara un perro desconocido. Los corredores atraen perros porque se están moviendo rápidamente; tus movimientos pueden parecer un juego de persecución a un perro, o algo parecido a una reacción de miedo o de invasión de su territorio. Saber cómo protegerte contra los ataques de perros podría prevenir lesiones graves y reducir el miedo a los perros cuando corres.

Detenerte

Si estás corriendo y un perro comienza a perseguirte, detente o baja la velocidad tan pronto como lo oigas detrás de ti. Los perros que piensan que estás jugando y los perros depredadores son silenciosos cuando corren detrás de ti, advierte el sitio web de ASPCA, así que no tomes la falta del ladrido como un signo de amistad. Un perro que empieza siguiéndote cuando estás corriendo podría pensar que estás jugando a la persecución con él. Deja de correr y detente; va a perder interés cuando ya no seas un objeto de persecución. Si el perro no se acerca más, retrocede lentamente. No le des la espalda al perro, ya que esto puede parecer una muestra de debilidad desde la perspectiva de un perro.

Hazte parecer no amenazante

No grites o agites los brazos si un perro desconocido se acerca a ti. Trata de verte lo más posible como no amenazante; no trates de mirar hacia abajo al perro o incluso hacer contacto visual. Para un perro, el contacto visual directo es como un desafío. No sonrías; sonreír le parece a un perro como si estuvieras mostrando tus dientes, le comenta el veterinario Debbye Turner a CBS News. Si hablas en absoluto, habla en voz baja y con autoridad y dile al perro comandos que pueda reconocer, por ejemplo, "Siéntate" "Vete a casa" o "Quieto".

Protégete

Si un perro salta hacia ti, protégete. Lanza una prenda de vestir, como un abrigo, al perro. No arremetas contra el perro con las manos; las mordeduras de perro en la mano pueden causar graves daños a largo plazo. Si un perro pequeño ataca, una patada en el hocico puede enviarlo a correr en dirección opuesta. Si no puedes evitar un ataque, tírate al suelo en forma de pelota en el suelo para darle al perro la menor cantidad de área de superficie para morder y cubrir áreas vulnerables, como la cara y las orejas, con las manos.

Impedimentos físicos

Llevar algún tipo de arma contigo parece como la protección más razonable contra ataques de perros, pero muchos corredores prefieren no cargarse de peso a sí mismos con garrotes u otros medios disuasorios voluminosos. El aerosol de pimienta parece una forma razonable para manejar los ataques de perros y en algunos casos, podría serlo. Pero también puedes enojar más a un perro ya enojado rociando gas pimienta. Dependiendo de en qué dirección sopla el viento y qué tan buena es tu puntería en una situación de pánico, también podrías terminar rociándote a ti mismo. La lluvia también puede afectar la utilidad del aerosol.

Tratar las heridas

Si eres mordido, lávate bien la mordida con agua tibia y jabón. Las mordeduras de perros causan menos infecciones que las mordeduras de gato, pero podría ocurrir una infección. Deja que tu médico evalúe la mordedura; podría querer que tomes antibióticos para prevenir una infección o para aplicarte una vacuna contra el tétano. Observa el área de la mordedura de cerca, especialmente durante el primer día. Si el área parece cada vez más roja o hinchada, solicita una evaluación médica. Informa la mordedura a tu departamento de policía local, así como a los propietarios del animal, si puedes encontrarlos.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por roberto garcia de quevedo