Consejos hacer que un castigo funcione

Según George Comerci, pediatra con sede en Arizona y ex presidente de la American Academy of Pediatrics, la disciplina se utiliza para enseñar a los niños el autocontrol y el comportamiento apropiado. Su consejo para hacer que la disciplina y el castigo funcionen es utilizarlo como una forma de establecer y hacer cumplir los límites en lugar de funcionar como amenazas. Usar la disciplina como una forma de enseñar una lección es una forma de garantizar que las penas son más eficaces.

Negociación

Según Adele Hofmann, un pediatra que ejerció en Los Angeles y Nueva York por casi 50 años, la negociación es una forma efectiva de hacer la disciplina más eficaz, según un artículo de 2001 en "The Los Angeles Times". El truco aquí es saber qué conductas son dignas de negociación, como los toques de queda y ver la televisión, y las que no son negociables, tales como el consumo de alcohol. Los niños son más propensos a seguir las reglas y aprender de las consecuencias de romperlas cuando tienen un poco de voz y voto en la creación de ellas. Por ejemplo, supongamos que tu hijo quiere quedarse hasta las 21:00 durante la semana, pero crees que es demasiado tarde. Negocia con él para que pueda quedarse un poco más tarde los fines de semana, pero todavía ir a la cama en el momento adecuado durante la semana. Cuando los niños te ven como una persona justa es más probable que entiendan que la disciplina que haces cumplir efectivamente sirve a un propósito.

Aplica el castigo inmediatamente

Tus hijos aprenderán más de una lección disciplinaria cuando la aplicas de forma inmediata, de acuerdo con la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry. Por ejemplo, supongamos que tu hijo usa una mala palabra al hablar contigo. Para hacer que el castigo sea más eficaz, tienes que disciplinarlo inmediatamente en lugar de decir algo del estilo de: "espera a que tu madre llegue a casa y se entere de esto" o "Tu padre y yo hablaremos más tarde y decidiremos cómo castigarte".

Sé consistente

Castigar a su hijo por tener una rabieta en la tienda esta mañana y no castigar a tu hija por hacer lo mismo en casa envía mensajes contradictorios a tu hijo. Según la American Academy of Pediatrics, la disciplina más efectiva es la disciplina que se aplica regularmente. Al enseñar a tu hijo que a veces puede salirse con la suya hablando y otras veces se meterá en problemas por ello, no aprenderá que existen límites y puede que presione para tratar de averiguar dónde se encuentran.

Sé firme

Según la American Academy of Pediatrics, una de las mejores maneras de hacer que el castigo sea menos eficaz es aplicarlo a tu niño cuando él discute, grita o te pide que reconsideres tu castigo. Por ejemplo, si le dices a tu hijo que no puede ir a la fiesta de su amigo, a menos que su habitación está limpia en el momento en que esté listo para salir y él no hace lo que le pediste, él no irá a la fiesta. La única forma en que éste castigo sea efectivo es si eres firme y lo haces cumplir a pesar de que él esté intentando de todo para que lo reconsideres. No es fácil, pero es mucho más eficaz que permitirle ir.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por maría dolores meade