Consejos para caminar en la cinta para los diabéticos

La diabetes es una enfermedad que afecta la forma en que tu cuerpo metaboliza el azúcar en la sangre, o glucosa. Si tienes diabetes, los sistemas que normalmente mantienen tu glucosa en niveles adecuados no funcionan normalmente. El exceso de glucosa puede causar una variedad de problemas de salud, algunos de los cuales pueden ser agravados por algunos ejercicios. Si eres diabético, caminar sobre una cinta de correr puede ser una manera beneficiosa para realizar ejercicio si sigues algunos consejos importantes.

Enfermedades del corazón y derrame cerebral

La National Diabetes Information Clearinghouse afirma que las personas con diabetes son por lo menos dos veces más propensos que los no diabéticos a tener enfermedades del corazón o un derrame cerebral. Por esta razón, se les recomienda hacer ejercicio para ayudar a reducir sus probabilidades de desarrollar enfermedades del corazón. Caminar sobre una cinta de correr es una forma adecuada de ejercicio si tienes esta enfermedad pero evita los movimientos bruscos de alto impacto como correr u otro.

Problemas de pies

Con el tiempo, el daño del nervio puede ocurrir en los pies a través del ejercicio repetido, como caminar en la cinta. Puedes perder la sensibilidad en los pies. La mala circulación sanguínea puede ocurrir o la forma de tus pies o dedos de los pies puede comenzar a cambiar. Con una menor sensibilidad, es posible que no te des cuenta de que tus pies están teniendo ampollas o sufriendo un daño mayor. Al caminar en la cinta, siempre usa calcetines limpios y zapatos que te queden bien. Después de terminar tu entrenamiento en la cinta, lava los pies diariamente con agua tibia, seca con cuidado, especialmente entre los dedos, hidrata con loción y revisa tus pies todos los días para ver si hay ampollas, cortaduras, llagas, enrojecimiento o hinchazón.

Problemas óseos y articulares

Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar osteoporosis, una enfermedad ósea caracterizada por una baja masa ósea, aumento de la fragilidad y riesgo de fracturas y disminución de la calidad del hueso. El ejercicio con peso, como caminar en una cinta, ayuda a cargar el hueso y fortalecerlo a través del tiempo. Esto puede prevenir o retardar la progresión de la osteoporosis. Si sientes dolor en los huesos de la parte inferior del cuerpo, la cadera o la espalda al caminar en la cinta, detén la actividad y consulta con tu médico sobre la conveniencia de continuar con este ejercicio de levantamiento de peso.

Monitoreo de azúcar en la sangre

Cuando comienzas a caminar en una cinta de correr, tu cuerpo va a responder por el uso de la glucosa para proporcionar energía a los músculos activos. Esto hará fluctuaciones en los niveles de azúcar en la sangre, lo que requiere un cuidadoso monitoreo y registro. Toma tu lectura de azúcar en sangre antes de usar la caminadora y de nuevo después. Deberías seguir vigilando tu azúcar en la sangre durante el día y después del esfuerzo, ya que las fluctuaciones pueden retrasarse. Anota cuidadosamente tus lecturas y trabaja con tu médico para ajustar tus medicamentos adecuadamente.

Más galerías de fotos



Escrito por paul elsass | Traducido por carlos alberto feruglio