Consejos para broncease usando una cama de bronceado

Las camas de bronceado utilizan cantidades concentradas de rayos ultravioleta para producir un bronceado similar al que puedes conseguir bajo el sol. Si bien una cama de bronceado puede darte un bronceado sin importar el clima, existen ciertos riesgos al utilizarla. El conocer la forma adecuada de usarlas y ciertos consejos a seguir mientras te bronceas te asegurará una experiencia de bronceado más segura y eficiente.

Antes de ir al salón de bronceado

Considera bien lo que quieres usar. Las camas de bronceado permiten un bronceado perfecto y sin líneas ya que puedes broncearte desnudo; sin embargo, es posible que prefieras usar un traje de baño o ropa interior mientras te bronceas. Esto es puramente una cuestión de preferencia y comodidad. Piensa en el tipo de bronceado deseas lograr. Es importante ducharte antes de ir al salón de bronceado para así eliminar cualquier aceite en la piel y dejar tu cara limpia de maquillaje. Usa ropa suelta para que puedas cambiarte fácilmente.

Mientras estás en el salón de bronceado

El salón de bronceado te suministrará una loción bronceadora para que la apliques en tu cara y cuerpo antes de entrar en la cama de bronceado. Si no estás seguro sobre qué hacer con los productos que hay en el salón, pide ayuda a uno de los técnicos encargados. Las lociones te permitirán broncearte más rápido y le suministrarán protección SPF a tu piel para evitar quemaduras. Asegúrate de usar las gafas protectoras suministradas para proteger tus ojos de los rayos UV y los dañinos efectos secundarios. Ajusta las gafas de vez en cuando mientras estas en la cama de bronceado deslizándolas a una nueva posición sin levantarlas para evitar así las líneas de bronceado no deseadas. Si se te resecan los ojos es posible que desees considerar el no usar lentes de contacto durante el bronceado.

Después de broncearte

Hidrata tu piel después de broncearte. La piel húmeda mantiene por más tiempo el bronceado mientras que la piel seca empieza a descamarse. No uses una loción que contenga aceite mineral, ya que esto puede inhibir tu capacidad de bronceado. Para mantener bronceado necesitas broncearte a menudo. Sin embargo, antes de volver a hacerlo debes esperar al menos 24 horas, según lo recomienda la FDA (la Agencia de Medicamentos y Alimentos por sus siglas en inglés), pero es preferible esperar 48 horas como lo recomiendan los profesionales del bronceado. Tu piel necesita tiempo entre sesiones para recuperarse de los rayos UV. Una vez que has adquirido un buen bronceado, puedes empezar a broncearte con menos regularidad dejando pasar varias semanas entre sesiones.

Riesgos y consideración sobre el bronceado

Todo el mundo tiene diferentes tipos de piel que responde a los rayos UV de diferentes maneras. Es importante hablar con un técnico de bronceado para asegurarte de saber todo sobre los riesgos del uso de una cama de bronceado, especialmente si tienes una piel clara o no te bronceas fácilmente. Se ha demostrado que los rayos UV causan daños en las células de la piel, así que es recomendable que hables con tu médico antes de comenzar sesiones de bronceado regulares.

Más galerías de fotos



Escrito por laura gianino | Traducido por pattricia patino