Consejos de belleza y cuidado de la piel para adolescentes

Aunque las hormonas descontroladas puedan causar muchas complicaciones durante la adolescencia; a menudo, atender los problemas de la piel parece lo más urgente. El exceso de grasa natural puede producir poros saturados y acné que parecen imposibles de desterrar. Es por eso que resulta crucial que los adolescentes se inicien en un régimen de cuidado de la piel que satisfaga las necesidades de su tez. Esto no sólo puede ayudar a curar los problemas existentes, sino que puede asegurar una piel sana en la edad adulta.

Lávate regularmente

Los adolescentes pueden sufrir de un exceso de hormonas que hacen que las glándulas productoras de grasa de la piel se vuelvan hiperactivas. Este exceso de grasa llega a generar poros saturados y acné. Lava tu cara con regularidad para eliminar el exceso de grasa y suciedad y para mantener los poros despejados. Lávate dos veces al día con una espuma limpiadora suave que no contenga aceites ni jabón. Si practicas deportes o realizas otras actividades físicas, es posible que necesites lavarte una tercera vez al terminar un juego o práctica. La exfoliación es también vital para la piel adolescente, ya que ayuda a eliminar las células muertas que pueden obstruir los poros. Usa un exfoliante facial suave con microesferas dos o tres veces a la semana para mantener tu piel fresca y limpia.

Trata tu piel con cuidado

Debido a que la piel adolescente es propensa al acné, tal vez sientas tentación de de utilizar productos potentes para limpiar tu cutis. No obstante, los productos fuertes en realidad pueden resecar la piel, haciendo que produzca más aceites naturales. En lugar de los productos altamente secantes como el peróxido de benzoilo o el retinol, busca fórmulas para el tratamiento del acné con ácido salicílico o ácido glicólico, que son más suaves. El ácido salicílico exfolia el poro desde dentro, lo mismo que la superficie de la piel. Si ya estás sufriendo de acné, no toques tu cara ni exprimas o revientes las espinillas y otras imperfecciones, ya que esto puede causar cicatrices e infecciones. Aplica productos de tratamiento localizado en las áreas zonas afectadas y deja que los brotes desaparezcan por si solos. En cuanto a maquillaje se refiere, elige productos no comedogénicos y sin aceites que no obstruyan los poros. Una base de maquillaje mineral es a menudo una buena opción no irritante para la piel que pasa por la adolescencia.

No te olvides de humectar

No pienses que puedes saltarte la crema hidratante sólo porque tienes la piel grasa. Hidratar no se trata de añadir grasa a la piel; se trata de aportar agua. Los productos para el tratamiento del acné pueden deshidratar, por lo que es necesario utilizar una crema hidratante que restaure la humedad. Elige una fórmula ligera libre de aceite para evitar que los poros se tapen. Algunas cremas hidratantes contienen ingredientes como talco o silicona que absorben el exceso de aceites para mantener tu rostro libre de brillo mientras permanece hidratado.

Adopta hábitos saludables

Una dieta saludable puede promover una piel limpia y saludable. Muy en particular, las dietas bien balanceadas y ricas en grasas saludables, contribuyen a mantener tu piel suave e hidratada. Consume alimentos como pescado, nueces, aguacate y aceite de oliva, y limita los almidones y el azúcar que se encuentran por ejemplo, en el pan blanco y los dulces, ya que pueden causar inflamación. Evita fumar por completo. El tabaco contrae los vasos sanguíneos, reduciendo el flujo de sangre y provocando que la piel luzca áspera y sin brillo. También incrementa la liberación de radicales libres que son causa de la aparición de líneas finas, arrugas y otras marcas de envejecimiento prematuro.

Toma el sol con precaución

No importa en qué estación te encuentres. Es muy importante que nunca salgas de casa sin aplicarte bloqueador solar. Este medida te protege del cáncer de piel y de otros daños del sol, como la hiperpigmentación, la deshidratación y la aparición de líneas de expresión y arrugas. Elige un bloqueador solar de amplio espectro, libre de aceite, que cuente al menos con un SPF 30. Úsalo todo el año.

Más galerías de fotos



Escrito por jennifer blair | Traducido por pei pei