Consejos para adolescentes sobre cómo lidiar con la vida

Desde los problemas con las amistades al estrés escolar, la vida puede ser difícil para los adolescentes. Aunque podría parecer que tu hijo puede lidiar fácilmente con las responsabilidades de un adolescente, muchas de las emociones y los acontecimientos que encuentran todos los días son nuevos para él, haciendo que sea más difícil manejarlos. Ayuda a tu hijo mientras navega por esta difícil etapa de desarrollo dándoles consejos que lo prepararán para la vida adulta.

Habla acerca de las emociones

Los años de la adolescencia a menudo son ricos en emociones. A medida que los adolescentes se enfrentan a nuevas circunstancias que inducen emociones, a menudo se encuentran inseguros de cómo responder a los sentimientos que surgen a través de sus cuerpos. En una encuesta llevada a cabo desde octubre de 2007 hasta agosto de 2012 por la "Palo-Alto Medical Foundation", los adolescentes abrumados informaron que estaban preocupados acerca de las emociones y los problemas de salud mental relacionados, incluyendo la depresión y el estrés. Habla con tu hijo acerca de sus emociones y anímalo a desarrollar una reciprocidad, para que te diga lo que siente. Si sabes que algo es diferente con tu hijo, presiona el asunto hasta que él comparta sus preocupaciones, para que tenga en claro que estás preocupado por él y quieres ayudarlo a lidiar con sus emociones complejas.

La transición gradual a la edad adulta

Aunque tu hijo puede sentir que es adulto y está listo para afrontar el mundo, el estado de su dormitorio demuestra lo contrario. En lugar de pretender que tu hijo no va a crecer, habla con él acerca de la posibilidad de convertirse en un adulto y enséñale las habilidades que necesitará una vez que llegue a la edad adulta. Permítele cocinar y limpiar y enséñale cómo lavar su propia ropa. Todas estas lecciones le ayudarán a entender mejor lo que significa ser un adulto.

Enséñale a resolver conflictos

Muchos de los desafíos de la vida más comunes surgen de un conflicto. Prepara a tu hijo para manejar los inevitables desacuerdos que llenarán su vida con una técnica fácil de aplicar. El programa televisivo de entrevistas "Phil McGraw" recomienda que los padres enseñen a los adolescentes la técnica SEAL. Es el acrónimo de detenerse, explicar su punto de vista, afirmar sus sentimientos y reconocer las emociones de la otra persona y fijar una amistad. Practica esta técnica con tu hijo para que pueda manejar los conflictos de una manera productiva.

No te preocupes por las cosas pequeñas

La vida es difícil. Es aún más difícil si estás preocupado por asuntos sin importancia. Si escuchas a tu hijo quejándose de algo que no es importante, anímalo a que deje ir el asunto. Y mientras estás en ello, practica lo que predicas. Si tu hijo llega 5 minutos tarde, no lo conviertas en un delito federal. Al modelar esta flexibilidad, puedes mostrarle a tu hijo que no debe preocuparse por cosas sin importancia al igual que lo ve como en la práctica.

Más galerías de fotos



Escrito por erin schreiner | Traducido por luciano ariel castro