Consejos de acondicionamiento físico después de una sustitución de cadera

Mantenerte en forma después de ser sometido a una sustitución de cadera es particularmente importante, puesto que el exceso de peso y un estilo de vida sedentario contribuyen a un mayor dolor, y hacen difícil que retomes y conserves tu rango del movimiento después de la cirugía. Si bien es posible que no puedas realizar todas las actividades que hacías antes de la sustitución de cadera, en cuanto tu médico lo permita, hay muchas maneras de mejorar de forma segura tu nivel de estado físico.

Ejercicio aeróbico

El ejercicio aeróbico eleva tu ritmo cardíaco y te ayuda a mantenerte en forma, quemando calorías y activando tus músculos. Después de una sustitución de cadera, ciertas actividades aeróbicas, como los aeróbicos de alto impacto, correr o los deportes que requieran muchos saltos, ejercerán demasiada presión sobre la cadera, produciendo así dolor y lesiones. Los ejercicios de bajo impacto, tales como caminar, montar bicicleta y nadar, te ayudarán a desempeñar los entrenamientos cardiovasculares que tu cuerpo necesita para mantenerse en forma y saludable sin ejercer una presión excesiva sobre tu cadera.

Fortalecimiento

Los ejercicios de fortalecimiento favorecen la generación de masa muscular para ayudarte a estar en forma y esbelto. Los ejercicios que fortalecen tus caderas, muslos y torso son particularmente importantes después de una cirugía de sustitución de cadera. Usar bandas de resistencia mientras mueves tu pierna hacia los lados, adelante y atrás ayudará a fortalecer los flexores de la cadera. Entrenar con pesas, máquinas, bandas o llevar a cabo otros ejercicios de fortalecimiento para los demás músculos de tu cuerpo, contribuye a un buen estado físico al aumentar la masa muscular, lo cual quema calorías para ayudar a la eliminación del exceso de grasa.

Estiramiento

Los estiramientos suaves mejoran tu flexibilidad y rango del movimiento. Si bien estirar todos los grupos musculares principales de tu cuerpo es importante, es particularmente vital prestarle atención a los músculos de tu cadera después de una sustitución de la misma. Muchas personas que se ven sometidas a cirugías de sustitución de cadera, sufren de bursitis en dicha área, una condición que causa inflamación y dolor en los sacos de fluido que hay alrededor de la articulación de la cadera. Estirar después de calentar y enfriarte cuando realices ejercicios aeróbicos previene que tus músculos se tensionen después del entrenamiento, lo cual puede tener como consecuencia dolores en la cadera.

Consideraciones

Consulta a tu médico antes de ejercitarte después de una cirugía de sustitución de cadera. La mayoría de los pacientes inician con ejercicios ligeros de fortalecimiento y para el rango del movimiento mientras aún están en el hospital, pero el exceso de actividad de una manera muy temprana puede producir una lesión severa. Ten en cuenta a tu afección cuando estés ejercitándote. Si bien es importante conservar un peso saludable después de la cirugía, no deberás entrenar hasta el punto de sentir dolor. Utiliza siempre zapatos con almohadillas de apoyo que le brinden soporte a tus arcos, cuando estés caminando o llevando a cabo ejercicios de baja intensidad, para absorber el impacto y evitar la presión sobre tu cadera.

Más galerías de fotos



Escrito por jill lee | Traducido por jhonatan saldarriaga