Consecuencias reales para el mal comportamiento de los niños

Modelar el comportamiento de tu hijo es una tarea difícil, ya que tienes que caminar por una línea muy fina entre permitir que aprenda por sí mismo y mantenerlo a salvo. Permitir que se produzcan las consecuencias reales cuando se comporta mal le muestra cómo funciona el mundo y le hace saber que no puede apartarse de ciertos comportamientos. Aunque tienes que protegerlo, permitir que sucedan algunas consecuencias puede ayudar a prevenir un mal comportamiento en el futuro, de acuerdo con el sitio web Ask Dr. Sears.

Permite que surjan las consecuencias naturales

Dejar que la naturaleza siga su curso puede convertirse en una gran herramienta de aprendizaje para tu niño. En esta situación, el padre no aplica las consecuencias de primera mano para el mal comportamiento, sino que permite que surjan los resultados negativos. La gente comete errores, pero estos pueden convertirse en experiencias de aprendizaje cuando permites que sucedan. Aunque es posible que desees proteger a tu hijo de todo lo que pudiera pasarle, crecer sobreprotegido le puede impedir experimentar las consecuencias de su mal comportamiento. Si no estudia para un examen, permite que fracase. Cuando no quiera comer su cena, deja que se vaya a la cama con hambre. Al permitir estos errores, puedes hacer que las consecuencias modifiquen su proceso de toma de decisiones en el futuro, señala Ask Dr. Sears.

Implementa consecuencias lógicas

Una consecuencia lógica proporciona una sanción firme e inmediata para una acción en particular. En este escenario, el padre refuerza las consecuencias que corresponden lógicamente con la acción. Esto es similar a cómo funcionan las cosas en el mundo real, al igual que un oficial de policía extenderá una infracción de inmediato si te pillan manejando a exceso de velocidad. Cuando tu hijo se niega a recoger sus juguetes, retíraselos durante el resto del día, sugiere la American Academy of Pediatrics' en el sitio web HealthyChildren.org. Esto le mostrará que sus acciones tienen consecuencias negativas y funciona mucho mejor que gritarle.

Elimina privilegios

Quitarle los privilegios a un niño actúa de manera similar a un código legal. Si rompes la ley, podrías pasar tiempo en la cárcel sin el privilegio de la libertad. Por lo tanto, puedes establecer una serie reglas familiares y quitar privilegios si estas leyes se rompen. Si tu hijo llega tarde a casa, puedes prohibirle salir. Para un niño más pequeño, puedes eliminar privilegios como ver televisión o usar la computadora cuando rompa una regla, sugiere Ask Dr. Sears.

Evita el uso de la fuerza física

Evita pegarle a tu hijo, ya que envía un mensaje equivocado sobre las consecuencias. Cuando le pega, él entiende que el uso de la fuerza física es una consecuencia aceptable para un mal comportamiento. Como resultado de esto, podría llegar a ser violento cuando no esté de acuerdo con el comportamiento de otra persona. El uso de la fuerza física también puede hacer que los niños se vuelvan temerosos de sus padres. Los golpes como consecuencia a menudo no funcionan debido a que el niño no aprende de las consecuencias reales de sus acciones, señala el sitio web KidsHealth. Cuando un niño tiene miedo de una paliza, podría que no cambiar su comportamiento, sino ser más ingenioso para no ser atrapado.

Más galerías de fotos



Escrito por jeremi davidson | Traducido por tere colín