Consecuencias lógicas de que un niño pequeño no tome su siesta

Los niños pequeños necesitan una media de 12 a 14 horas de sueño en un período de 24 horas, según la National Sleep Foundation. Cuando los niños llegan a cerca de 18 meses de edad, sus siestas a veces disminuyen a una vez al día. Sin embargo, la siesta sigue siendo muy importante para su desarrollo físico y emocional. Las siestas regulares también son importantes para los padres de niños pequeños, que necesitan tiempo para recargarse y administrar las tareas del hogar. La aplicación de las consecuencias lógicas puede ayudar a desalentar la resistencia a la siesta de tu niño.

El energético que no quiere dormir la siesta

Los padres a menudo se encuentran consternados y sorprendidos cuando los niños pequeños que supuestamente necesitan dormir tanto han dejado de hacerlo por completo durante el día. En tales casos, incluso cuando los niños parecen incapaces de conciliar el sueño, los padres pueden asegurarse de que tengan un tiempo tranquilo durante el día para que puedan relajarse. Retira los estímulos de energía para fomentar que los pequeños cerebros tomen un descanso. Los niños que han aprendido recientemente a caminar son muy curiosos acerca de su entorno y pueden parecer preferir las siestas durante la exploración. Una consecuencia lógica de un niño que quiere jugar o pasear en la casa durante la hora de la siesta, es colocar al niño en una cuna o corralito incluso si protesta; elimina todos los juguetes, excepto la manta del niño y un objeto de consuelo. Esto hará hincapié en la importancia del sueño sobre cualquier otra actividad. Muchos niños con el tiempo se aburren y se quedan dormidos, o van a jugar en silencio hasta que la hora de la siesta ha terminado

Los irritables y renuentes

Para los niños pequeños que no les gusta dormir la siesta, pero que evidentemente necesitan dormir porque se vuelven irritables o se angustian por lo demás, los padres pueden emplear técnicas de primera que ayudan a relajarse, como escuchar música suave o leer un cuento antes de dormir. Para los niños que tienen rabietas o desobedecen directamente a sus padres a la hora de la siesta, los padres pueden aplicar un sistema de consecuencias lógicas, como no permitir un aperitivo o juguete favorito hasta después de la siesta. El niño que grite y patalee tendrá consecuencias muy claras por parte del padre: eliminar juguetes, hacer que el niño permanezca en la cuna o en el corral durante la siesta, o retener un refrigerio favorito hasta después de la siesta.

Problemas para dormir

La dificultad para dormir la siesta o dormir en la noche puede indicar un problema con el sueño en general, dice la National Sleep Foundation. Los niños pequeños están creciendo rápidamente y sus cerebros son muy activos, lo que puede causar pesadillas y ansiedad de separación. Si se puede determinar que la resistencia al tiempo de la siesta es el resultado de este tipo de problemas, incluso consecuencias lógicas, o no, probablemente no son la respuesta correcta. En cambio, los niños pequeños pueden necesitar la tranquilidad de que están a salvo de la noche y sus padres están muy cerca. Esto se puede solucionar con una luz de noche, música o un cuento, y la tranquilidad apacible antes de la siesta o de irse a dormir.

Cada niño es único

Ten en cuenta que a pesar de las recomendaciones científicas para la cantidad de sueño que un niño debe conseguir, cada niño es diferente y los rangos de sueño pueden variar, al igual que los requisitos individuales para el descanso. Parenting Science dice que el número de horas de sueño entre los niños puede variar enormemente. También hay que tener en cuenta que un niño con el tiempo superará la siesta. Cuando esto sucede, todavía puedes fomentar un período tranquilo todos los días, pero es posible que desees poner a tu hijo en la cama media hora antes por la noche.

Más galerías de fotos



Escrito por alison lake | Traducido por verónica sánchez fang