Consecuencias de la piel extremadamente seca

Escrito por Hillary Marshall
La piel seca puede dar lugar a erupciones cutáneas, infecciones y decoloración.
Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

La piel seca es una de las condiciones cutáneas más comunes y por lo general no es un problema grave. Pese a esto, hay cierto número de complicaciones que pueden surgir como resultado, particularmente cuando la piel afectada se descuida y se deja sin atención. Afortunadamente, saber cuáles son las consecuencias de la piel seca puede ayudar a prevenir que la condición empeore.

Infección

Si la piel seca está en muy mal estado o si se ha desatendido por completo, se corre el riesgo de contraer desde una infección bacteriana leve hasta un condición severa y potencialmente grave llamada celulitis. Esto ocurre cuando una infección bacteriana común afecta el tejido subyacente de la piel, amenazando incluso al torrente sanguíneo y al sistema linfático.

Dermatitis

Si tienes la piel muy seca, puedes sufrir de erupciones provocadas por un padecimiento llamado dermatitis atópica o eccema. De acuerdo con la Clínica Mayo, esto ocurre cuando la piel alcanza la sequedad máxima, dando lugar a enrojecimiento, agrietamiento e inflamación, lo cual a su vez genera picazón, irritación e infecciones.

Foliculitis

Cuando se tiene la piel muy seca, los folículos pilosos pueden inflamarse generando una condición llamada foliculitis. Si no se trata, la foliculitis puede ser causa de cicatrices permanentes y pérdida del cabello. De acuerdo con la Clínica Mayo, la foliculitis también puede causar picazón e infecciones, además de hacer que los folículos pilosos se hinchen al grado de lucir como ampollas.

Decoloración

La piel seca derivada de padecimientos como el eccema, también puede causar decoloración y cicatrices. Esto se conoce como neurodermatitis y se produce cuando una superficie de piel ha estado irritada en exceso durante un período prolongado de tiempo. De acuerdo con la Clínica Mayo, el daño y la irritación producida por la sequedad hace que la piel adquiera una apariencia escamosa o correosa, además de una tonalidad rojiza o negruzca. Las zonas extremadamente afectadas pueden dejar manchas permanentes o cicatrices, incluso después de que la irritación se ha controlado.