Consecuencias creativas para adolescentes

Los adolescentes no son niños con cuerpos más desarrollados. Su desarrollo cognitivo y emocional se encuentra más avanzado que el de un pequeño, y las consecuencias y acciones disciplinarias que les impongas deben ser creativas para producir resultados positivos. Las consecuencias más efectivas son las que tienen un impacto en su socialibilidad.

Que sean efectivas

El adolescente ya no es un niño pequeño con el que un castigo o tiempo fuera funciona. Las consecuencias creativas deben conectar directamente al joven con el comportamiento indebido. Si estableciste un horario de llegada específico no negociable y no lo respetó por 30 minutos, las consecuencias tienen que estar directamente relacionadas con ese incumplimiento. Por lo tanto, debes lograr que se de cuenta de que tiene que llegar a tiempo, si no quiere que fijes un horario de llegada más temprano. Corre el límite de las 10 p.m. a las 9 p.m. durante dos semanas. Su tarea es respetarlo. Si lo hace, puedes regresar al horario anterior, de acuerdo con el sitio web EmpoweringParents.

Corta el acceso a Internet

A medida que los adolescentes crecen, sus amigos se vuelven más y más importantes, dado que comienzan a identificarse con los jóvenes de su misma edad. Modela su comportamiento y cumplimiento con tus propias reglas. Si descuida sus estudios por estar mandándose mensajes con amigos y sus notas lo reflejan, corta el Internet durante dos semanas. La falta de acceso luego de la escuela y durante el fin de semana dolerá. Aprenderá que, para conservar sus privilegios de Internet, debe cumplir con sus responsabilidades y tareas, afirman en el sitio web ParentingPink.

Limita la actividad social

El adolescente se ha convertido en un ser social: le encanta juntarse con amigos los viernes por la noche e ir a fiestas. Si limitas su capacidad de pasar tiempo o hablar con sus amigos, lograrás un impacto y atraerás su atención. Si es irrespetuoso contigo delante de un amigo, quítale el privilegio de salir con el grupo. Cuando comience a extrañar las salidas que organizan, aprenderá que la falta de contacto con sus amigos hace que se pierda actividades que son importantes para él. No estará feliz, pero se dará cuenta de que debe obedecer si quiere salir con ellos, según explican en el sitio web ParentingPink.

Consecuencias

Una serie de consecuencias graduales por infracciones serias puede ser un método creativo para un adolescente. Las consecuencias de este tipo funcionan cuando ideas una serie de medidas disciplinarias, desde la más leve a la más severa. El primer nivel sería una simple conversación con el joven, para explicarle que pasó la raya; el segundo nivel es la pérdida de un privilegio; el tercer nivel implica extender la falta de privilegios durante varias semanas o un mes; la cuarta y más severa se debe reservar para faltas graves, como causar un daño a alguien. Para esto, hacer que se mude con sus abuelos durante un tiempo puede funcionar, según aconsejan en el sitio ParentingPink.

Utiliza un contrato

Piensa de forma proactiva antes de que el adolescente comience a probar los límites. Siéntate con él y habla sobre las reglas de la familia, sus responsabilidades y las posibles consecuencias que el incumplimiento de estas puede traer aparejado. Escriban lo que conversaron. Haz que firme, y luego firmen tú y tu pareja también. De esta forma, todo está claro y no puede utilizar la excusa de que no sabía sobre determinada norma. Una segunda sección puede incluir elementos específicos para recuperar sus privilegios. Cuando se rompe una regla, respeta el contrato, explican en el sitio web ParentingPink.

Elección disciplinaria

Siéntate con el adolescente y habla sobre su comportamiento negativo. Piensa en dos posibles consecuencias de este: deben afectarlo. Si tiene idea sobre las consecuencias, será más factible que aprenda, incluso aunque no lo hagan feliz, de acuerdo con ParentingPink. Algunas consecuencias posibles pueden ser retrasar la obtención de su licencia de conducir —aunque sea doloroso para ti y tu pareja, puede ser muy efectivo— o quitarle el teléfono.

Más galerías de fotos



Escrito por genevieve van wyden | Traducido por pilar celano