Las consecuencias de comer en exceso durante el embarazo

Cuando estás embarazada, en realidad estás comiendo por dos, pero no significa que tengas que comer el doble de lo que normalmente comes. En realidad, durante el primer trimestre no necesitas calorías extras durante el día, pero en el segundo trimestre necesitas solamente 340 calorías extras, y durante el tercer trimestre 450 calorías más. Comer en exceso durante el embarazo no solo afecta tu salud, sino también la de tu bebé. Sin embargo, si tienes hambre, tienes que comer para ti y por tu bebé. Emplea la moderación cuando puedas, pero si tienes que ceder a una comida de una fiesta -eres solo humana. Conoce los riegos para que puedas planear un embarazo feliz y saludable.

Si aumentas demasiado de peso

El exceso de comida durante el embarazo puede hacer que aumentes de peso. El peso que tienes que aumentar durante el embarazo depende del peso que tenías antes de él. Si tu índice inicial de masa corporal, o IMC, era de 40 o más, no necesitas aumentar de peso. Si tu IMC inicial era menos que 20, entonces tienes que aumentar 40 libras. Aumentar mucho de peso durante el embarazo puede afectarte físicamente, aumentando el dolor de espalda y piernas. También aumenta el riesgo de desarrollar hemorroides y várices.

Podrías sufrir de diabetes gestacional

Comer en exceso y ganar peso de más también aumenta el riesgo de desarrollar diabetes gestacional. Esto es cuando tu cuerpo no puede fabricar o usar la insulina adecuadamente, lo cual hace que el nivel de azúcar en sangre aumente. Si no lo controlas, puede afectar la salud de tu bebé. Los niveles altos de azúcar en sangre también aumentan la insulina de tu bebe y los niveles de azúcar en sangre, y se convierten en una fuente de energía en exceso, lo cual el bebé guarda como grasa. La grasa en exceso de tu bebé y los niveles altos de insulina aumentan el riesgo de obesidad y de desarrollar la diabetes tipo 2.

El bebe tiene un peso de nacimiento alto

Comer muchas calorías no solo afecta tu peso, sino también el peso de tu bebé. Cuando aumentas mucho de peso, es muy probable que des a luz a un bebé grande. Durante el parto, un bebé de gran tamaño puede dañar el canal de parto. También hay riesgo de que el bebé se lastime los hombros durante el parto. Además, aumenta el riesgo de tener una cesárea, lo cual afecta tu recuperación después del nacimiento de tu bebé. Los bebés de gran tamaño probablemente sufran de niveles de azúcar en sangre bajos, dificultad respiratoria e ictericia.

Sufres de acidez estomacal y malestar general

Tal vez es el Día de Acción de Gracias o tienes una comida especial, y estás pensando en comer más de lo normal. La acidez estomacal ya es un problema cuando estás embarazada porque la hormona de la progesterona relaja la válvula que separa el estómago del esófago, lo que causa reflujo del contenido estomacal. Además, si ya estás al final de tu embarazo, tu útero ya crecido está empujando tu tracto digestivo y pone más presión en los intestinos y el estómago. Comer más de lo habitual solamente aumentará la acidez y la indigestión, y el malestar general.

Más galerías de fotos



Escrito por jill corleone, rdn, ld | Traducido por liz mancilla