Las consecuencias de la acumulación de los padres en sus hijos

Los acumuladores compulsivos almacenan objetos, que parecen de poco valor para otras personas, hasta el punto que interfiere con su vida diaria. A menudo, la imposibilidad de tirar objetos causa que sus hogares se llenen de basura, periódicos y ropa de piso a techo. Vivir con un padre acumulador interfiere con el desarrollo normal de un niño. En los casos más graves, la acumulación pone a los niños en riesgo de ser retirados por los servicios de protección de menores.

Problemas de salud y seguridad

La acumulación tiene riesgos para la salud y la seguridad de los niños. El desorden excesivo crea un riesgo de incendio e interfiere con la capacidad del personal de emergencia para entrar en la casa. La falta de higiene tiene riesgos para la salud. Las casas con muchos animales representan un riesgo adicional por la orina y heces que causan que los niveles de amoníaco lleguen a niveles insalubres. Según el Massachusetts Department of Health and Human Services: "El desorden, la basura, las heces de animales o de seres humanos y el moho o infestaciones que resultan de ello, también pueden causar problemas respiratorios y otros problemas de salud.

Problemas emocionales

La acumulación paterna causa problemas emocionales para muchos niños. Según una encuesta en 2008 publicada en la revista "Behaviour Research and Therapy", los niños que viven con acumuladores presentan angustia significativa. El estudio también informa que los hijos de los acumuladores experimentan relaciones tensas con sus padres y es probable que discutan con más frecuencia con ellos que otros niños. La acumulación también puede provocar mayores índices de divorcio y peleas de custodia, lo que aumenta el estrés que sienten los niños.

Problemas sociales

La acumulación afecta el desarrollo social de muchos niños. Los padres que son acumuladores a menudo se niegan a que los demás entren a su casa. Los hijos de los acumuladores no suelen invitar amigos y a menudo sienten vergüenza sobre la condición de su casa. El desorden también afecta las actividades familiares. La falta de una mesa utilizable, sillas y espacio en el suelo impide a las familias tener cenas en familia, juegos o incluso sentarse en la misma habitación. Como resultado, los hijos de los acumuladores a menudo se sienten aislados.

Riesgo de convertirse en acumuladores

Aunque se desconoce la causa exacta de la acumulación, cierta evidencia indica que ser criado con un padre acumulador aumenta las posibilidades de que el niño se convierta en acumulador. La Clínica Mayo informa que un vínculo genético puede aumentar las probabilidades de que los hijos de los acumuladores también lo sean. Del mismo modo, puede haber un componente de comportamiento. Según la International OCD Foundation, un niño que ha crecido viendo la acumulación de sus padres puede repetir este comportamiento.

Más galerías de fotos



Escrito por amy morin | Traducido por mayra cabrera