La congestión nasal y el ajo

Cuando coges un resfriado o gripe, la congestión nasal es común. Tu nariz, según la Academia Americana de Otorrinolaringología, tiene un momento difícil combatiendo las bacterias, haciendo que tu nariz y conductos nasales estén en riesgo de congestión. El ajo o Allium sativum, es una especia aromática y una fuente de alimento que puede ayudar a aliviar la congestión nasal leve. Sin embargo, si los síntomas persisten o si una secreción nasal es verde o amarilla, es posible que tengas una infección en los senos que requiere atención médica.

Ajo

Los "dientes" de ajo individuales están firmemente juntos para formar un bulbo de ajo lóbulos, que se desarrolla bajo el suelo. El ajo contiene fructosanos, saponinas y allins, que pueden dar a la hierba sus propiedades antivirales, antifúngicas y antimicrobianas, de acuerdo a "PDR for Herbal Medicines". La hierba es potencialmente útil para reducir el colesterol en sangre y la presión arterial alta. Usos medicinales populares incluyen el tratamiento de enfermedades respiratorias, gas intestinal, síndrome premenstrual y el estreñimiento. Sin embargo, los estudios clínicos que confirman los beneficios son escasos.

Efecto sobre la congestión nasal

Como antiviral, en teoría, el ajo puede ser beneficioso para el tratamiento de infecciones virales que causan la congestión nasal, como los resfriados y la gripe, informa “Gale Encyclopedia of Alternative Medicine". Además, el sabor picante del ajo fresco puede liberar las secreciones que ayudan en el drenaje de los pasajes nasales. En forma de suplemento, el consumo de ajo a diario puede aumentar tu inmunidad general para ayudar a evitar que captures los virus.

Administración

La "Gale Encyclopedia" recomienda consumir un máximo de tres dientes de ajo al día para prevenir las infecciones virales, pero no hay ninguna recomendación de dosis específica para el tratamiento de la congestión nasal. Si estás tomando cápsulas o tabletas de ajo, sigue las instrucciones de dosis en el envase.

Consideraciones

Cuando se consume como condimento para los alimentos, el ajo es seguro para la mayoría de la gente, pero en dosis altas, puede causar efectos secundarios, como mareos, dolor de cabeza y fatiga, además de malestar estomacal, informa "PDR". No consumas ajo si tienes alergia al azufre o si estás tomando medicamentos anticoagulantes. El ajo puede interferir con otros medicamentos que estés tomando, incluyendo los medicamentos utilizados para tratar el VIH. Las hierbas medicinales no pueden sustituir el consejo de tu médico, por lo que no utilices el ajo o cualquier otra hierba para tratar una condición médica a menos que te lo indique tu médico.

Más galerías de fotos



Escrito por glenda taylor | Traducido por maría j. caballero