Cómo congelar las zanahorias y los nabos

Las zanahorias y los nabos son vegetales de raíz, lo que significa que crecen debajo de la tierra. Ambos alimentos son altos en una serie de nutrientes, incluyendo fibra y vitamina A, y pueden ser una parte nutritiva de la dieta cuando se ponen a freír, se hornean o se asan. No tienes que desperdiciar una cosecha abundante de nabos y zanahorias. Congela las verduras poco después de la cosecha para disfrutar de su frescura durante todo el año.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Pelador de verduras
  • Cuchillo
  • Olla
  • Colador
  • Tazón
  • Hielo
  • Toallas
  • Recipientes herméticos
  • Rotulador permanente

Instrucciones

  1. Lava, pela y corta las zanahorias y los nabos para prepararlos para la congelación. Aunque las hojas de nabo son nutritivas, se empapan durante la congelación y se deben utilizar mientras están frescas. Corta en rodajas o cubos las verduras peladas según el tamaño que desees.

  2. Pon a hervir agua a fuego alto para escaldar las verduras de raíz antes de la congelación. Blanquear significa cocinar alimentos parcialmente a fin de prepararlos para la congelación, conservando los nutrientes esenciales.

  3. Coloca las verduras en el agua y vuelve a hervirlas. Las zanahorias en rodajas o en cubos deben ser blanqueadas por sólo 2 minutos, las zanahorias pequeñas enteras pueden cocinarse durante un máximo de 5 minutos. Blanquea los nabos cortados durante 3 minutos.

  4. Escurre las zanahorias y nabos sobre el fregadero. Sumerge todo el colador en un tazón de agua helada para detener la cocción.

  5. Esparce las verduras sobre una toalla y sécalas con suaves golpecitos. Congelar los vegetales mojados aumenta el riesgo de quemaduras por congelación, a medida que se forman los cristales debido a la humedad.

  6. Coloca los nabos y las zanahorias en bolsas de congelación o recipientes herméticos de plástico. Mantén cada verdura por separado o congélala en conjunto de acuerdo a cómo vayas utilizarlas más adelante. Deja media pulgada de espacio en la parte superior del recipiente para permitir la expansión.

  7. Sella los recipientes de vegetales congelados y etiquétalos con la fecha y contenido. Los tubérculos congelados por lo general se mantienen bien en un congelador a 0 grados Fahrenheit por hasta 18 meses. Utiliza los alimentos dentro de un año para que tengan un mejor sabor y textura.

Más galerías de fotos



Escrito por erica roth | Traducido por katherine bastidas