Cómo congelar trozos de calabaza moscada

La calabaza moscada es un vegetal de estación que sólo está disponible tres meses al año, entre septiembre y noviembre. Congelar trozos de calabaza moscada te permite disfrutar de este sabroso vegetal todo el año. Aunque los métodos típicos de congelar la calabaza moscada usualmente requieren cocinarla y hacerla puré, el congelarla en pedazos te da la opción de utilizarla en tu receta favorita directamente desde el congelador. Cocina los trozos congelados de calabaza moscada añadiéndolos directamente al agua hirviendo, caldos o cazuelas sin tener que descongelar el vegetal primero.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Cepillo para vegetales
  • Cuchillo
  • Cuchara
  • Pelador de vegetales tipo Y
  • Olla grande
  • Colador
  • Sartén grande
  • Contenedores o bolsas de plástico para congelador

Instrucciones

  1. Limpia tu calabaza moscada con un cepillo para vegetales y agua corriente fría.

  2. Corta el tallo de la calabaza moscada y córtalo por la mitad.

  3. Quita las tiras de fibra y semillas con una cuchara.

  4. Pela la cáscara con un pelador de vegetales tipo Y. Raspa la cáscara en dirección opuesta a tu cuerpo.

  5. Corta la calabaza moscada en trozos.

  6. Coloca los trozos en una olla grande con agua hirviendo. Hiérvelos por tres minutos hasta escaldarlos. La Colorado State University dice que el escaldado es una técnica rápida para hervir que hace que el proceso de acción enzimática de las frutas y vegetales se haga más lento para ayudar a preservar el sabor, los nutrientes y la textura al congelarlos.

  7. Drena la calabaza moscada con un colador.

  8. Coloca el colador en una sartén grande con agua helada para enfriar la calabaza moscada.

  9. Coloca los trozos de calabaza moscada en contenedores o bolsas de congelador. Séllalos bien.

  10. Marca el contenedor o bolsa con la fecha y escribe "calabaza moscada".

  11. Mantén tu calabaza moscada en un congelador a 0 grados Fahrenheit por hasta un año.

Más galerías de fotos



Escrito por katina coleman | Traducido por ana grasso