Cómo congelar ruibarbo crudo

El ruibarbo se consigue cortado y congelado o en forma de tallos largos frescos. Puedes cultivarlo en tu jardín si vives en una zona con veranos frescos de temperaturas menores a 75° F e inviernos fríos con temperaturas de menos de 40° F. El ruibarbo tiene un alto contenido de agua y es bastante bajo en calorías. Tiene sólo 26 calorías por cada taza y contribuye con tu ingesta diaria de vitamina A y C y potasio. En caso de encontrar ruibarbo en tu jardín o conseguir alguna oferta en el mercado, guarda los sobrantes en el congelador. La preparación para congelarlo es mínima.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Toallas de papel
  • Cuchillo
  • Bandeja
  • Recipiente para congelador con tapa
  • Bolsas para congelador
  • Tazas medidoras (opcional)
  • Azúcar (opcional)
  • Cacerola

Instrucciones

  1. Lava y seca completamente el ruibarbo.

  2. Retira las partes marchitas o antiestéticas y corta las partes con hilos. Retira todas las hojas.

  3. Corta el ruibarbo en trozos pequeños según tu preferencia. Colocar el ruibarbo cortado en recipientes es conveniente para su almacenamiento.

  4. Distribuye los trozos de ruibarbo en una bandeja sin encimarlos o mide cantidades específicas y colócalos en un recipiente apto para congelador, con al menos 1/2 a 1 pulgada de separación entre la fruta y la tapa. Por ejemplo, si normalmente haces un pastel que lleva una taza de ruibarbo, mide porciones de una taza por separado. Congelar el ruibarbo en porciones implica que los trozos podrían pegarse entre sí. Si los congelas separadamente en una bandeja, se mantendrán separados y podrás tomar sólo lo que necesites sin tener que descongelar el recipiente completo.

  5. Coloca la bandeja o el recipiente en el congelador. Congela la bandeja por dos horas.

  6. Coloca los trozos congelados individualmente en un recipiente o bolsas para congelador; séllalos y vuélvelos a colocar en el congelador. Usa dentro de los nueve meses a un año.

Consejos y advertencias

  • Si lo prefieres, blanquea el ruibarbo en agua hirviendo antes de congelarlo. Sin embargo, esto lo cocinará un poco.
  • No le agregues azúcar al ruibarbo si está envasado en seco.
  • No consumas las hojas de ruibarbo. Busca atención médica inmediatamente si lo haces porque las hojas son tóxicas.

Más galerías de fotos



Escrito por suzanne s. wiley | Traducido por paula santa cruz