Cómo congelar rodajas de calabaza empanizadas

Empanizar y luego congelar rodajas de calabaza provee opciones adicionales para servir lo que a veces puede ser un vegetal con gusto insulso. Escaldar rodajas de 1/2 pulgada de grosor de, por ejemplo, zucchini por alrededor de tres minutos es suficiente para cocinar parcialmente la calabaza, haciendo posible colocar las rodajas congeladas directamente en la bandeja para hornear o sartén y terminar el proceso de cocción en 10 o 20 minutos.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Hojas para hornear
  • Bolsas de plástico para congelador
  • Pajilla para beber
  • Contenedores para congelador

Instrucciones

  1. Coloca las rodajas de calabaza empanizadas en una sola capa sobre una hoja para hornear.

  2. Coloca la hoja para hornear en tu congelador por dos o tres horas o hasta que las rodajas se congelen.

  3. Transfiere las rodajas de calabaza congeladas a bolsas de plástico para congelador. Coloca cada bolsa sobre una superficie plana y séllalas hasta una pulgada del final. Presiona las bolsas para quitar tanto aire como sea posible y luego inserta una pajilla y succiona el resto del aire antes de terminar de sellar la bolsa. Como opción alternativa, apila las rodajas en contenedores rígidos para congelador dejando 1/2 pulgada de espacio entre las rodajas y la parte superior del contenedor.

Consejos y advertencias

  • Coloca las rodajas de calabaza congeladas en el contenedor del tamaño correcto. Empácalas lo más herméticamente posible para evitar que se acumule humedad en las rodajas.
  • Congela las rodajas de calabaza empanizadas por no más de seis a ocho meses para obtener el mejor sabor y calidad.

Más galerías de fotos



Escrito por jackie lohrey | Traducido por ana grasso