Cómo congelar perejil fresco

Congela perejil fresco directamente desde el jardín para disfrutar de esta hierba de picante sabor durante todo el año. Puedes cosechar al final de la temporada y guardarlo en tu congelador para usarlo en cualquiera de tus platos que pidan perejil fresco. No va a aguantar tan bien para platos frescos, pero no vas a notar la diferencia en tus recetas cocinadas. Prepara la hierba para la congelación y guárdala bien cerrada para que conservar ese sabor fresco durante los próximos meses.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Colador
  • Tabla de cortar
  • Cuchillo
  • Bolsa resellable para congelador o bandeja de cubitos de hielo

Instrucciones

  1. Lava el perejil con agua fría para eliminar cualquier suciedad u otros residuos.

  2. Deja que el perejil descanse en un colador y se seque.

  3. Coloca el perejil en una tabla de cortar una vez seco.

  4. Pica las hojas de perejil en trozos pequeños con un cuchillo limpio y afilado.

  5. Coloca los trozos de perejil en una bolsa para congelador con cierre o una cubetera.

  6. Coloque la bolsa para congelador o la bandeja de cubitos de hielo en el congelador.

  7. Retira la bandeja de cubos de hielo del congelador después de que se congele el perejil.

  8. Transfiere los cubos de perejil a una bolsa para congelador con cierre.

  9. Toma un cubo de la bolsa cuando lo necesites para tus platos cocinados. Si congelas el perejil directamente en la bolsa, rompe un pedazo de perejil picado para tus platos.

Consejos y advertencias

  • Puedes rociar las bandejas de cubitos de hielo con un aerosol antiadherente para evitar que las hierbas se peguen.
  • Añade un poco de agua o caldo para cubrir las hierbas al congelarlas, lo que hará que sea más fácil para las hierbas formar un cubo sólido y así se puede usar el líquido en cualquier plato.

Más galerías de fotos



Escrito por sommer leigh | Traducido por eva ortiz