Cómo congelar un pastel antes del glaseado

Si tus pasteles caseros saben delicioso pero se ven como un desastre cuando intentas ponerles el glaseado, quizás sea el momento de tomar algunos consejos de los profesionales. Uno de los trucos para que tu pastel se vea profesional es congelarlo antes de agregar el glaseado. Además de mantener la frescura intacta de los pasteles frescos, congelarlos ayuda a eliminar las migas y suaviza la superficie, permitiendo que el glaseado pueda aplicarse de forma uniforme y atractiva.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Estante de metal
  • Cuchillo
  • Celofán para alimentos
  • Papel encerado

Instrucciones

  1. Coloca un palillo de dientes o una brocheta con cuidado en el centro del pastel para probar si está listo; saca el pastel del horno cuando el palillo o la brocheta salgan limpios o casi limpios y no tengan masa húmeda. Deja que el pastel repose en la bandeja por unos 10 minutos después de sacarlo del horno.

  2. Pasa un cuchillo por los bordes del pastel para liberarlo del molde. Ponte guantes de cocina o trapos para no quemarte y deja caer el pastel sobre un estante de metal; deja que se enfríe por completo antes de prepararlo para congelarlo.

  3. Envuelve el pastel en dos capas de celofán para alimentos o papel de cera. Envolver el pastel dos veces es necesario para protegerlo mientras está en el congelador. Mantén la envoltura no muy apretada para no dañar la estructura, pero asegurándote de que el pastel esté cubierto por completo por las dos capas de celofán o papel.

  4. Pon el pastel en un espacio plano y libre del congelador. Déjalo en el congelador al menos por ocho horas; puedes congelar el pastel toda la noche si lo deseas.

  5. Saca el pastel del congelador cuando estés listo para colocar el glaseado. Desenvuelve con cuidado el pastel. Deja que se descongele por 20 o 30 minutos, para que esté firme, pero no completamente congelado.

  6. Quita los bordes disparejos de la parte superior con un cuchillo aserrado. Deja que el pastel alcance la temperatura ambiente y luego aplica el glaseado.

Consejos y advertencias

  • Cuando cortes los bordes y apliques el glaseado, si es posible, trabaja con el pastel en una bandeja giratoria; la bandeja giratoria facilita el rotar el pastel conforme trabajas con el cuchillo o las herramientas de glaseado.
  • Sé cuidadosa al trabajar con pasteles delicados, como la comida de ángel o los pasteles de esponja. Aplica y quita la envoltura, antes y después de congelarlo, muy cuidadosamente para evitar dañar la forma del pastel.

Más galerías de fotos



Escrito por beth rifkin | Traducido por eduardo moguel