Cómo congelar hojas de lechuga

La lechuga, como otros alimentos con alto contenido de humedad, puede ser un desafío para preservarla. Pero con el aumento de precios de los alimentos, parece prudente permitir que nada comestible se desperdicie. Congelar las hojas de lechuga es una opción para preservarlas hasta por seis meses, aunque las hojas quedarán mucho más blandas cuando se descongelen que cuando estaban frescas. Una vez descongeladas, algunos de los mejores usos para hojas de lechuga congeladas incluyen sopas, guisos y estofados.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Un escurridor de ensalada (opcional)
  • Una toalla de papel o toalla para plato
  • Bolsas para congelador de plástico
  • Un marcador permanente

Instrucciones

  1. Separa las hojas de lechuga de la cabeza. Descarta el tallo duro.

  2. Lava las hojas con agua fría y sécalas completamente. Cualquier humedad restante sobre las hojas degradará la textura significativamente y posiblemente las destruya. Aunque no es necesario, usar un escurridor de ensalada ayudará a remover el agua de las hojas.

  3. Coloca las hojas en las bolsas de almacenamiento para congelador de plástico, asegurándote de quitarles el exceso de aire y sellándolas ajustadamente. No llenes en exceso las bolsas. Escribe el nombre de la lechuga y la fecha sobre la bolsa con un marcador permanente.

  4. Coloca las bolsas con hojas de lechuga planas sobre la parte inferior del congelador o sobre la parte superior de otros artículos planos. No coloques objetos pesados encima de las bolsas de lechuga, y no las dobles o las amontones. Usa las hojas de lechuga congeladas en seis meses.

Consejos y advertencias

  • Para descongelar las hojas de lechuga, retíralas de las bolsas y colócalas planas sobre un trozo de toalla de papel o una toalla para platos a temperatura ambiente durante una hora. Puedes colocarlas en una placa para horno debajo de una toalla para proteger tu superficie de trabajo de la humedad, si lo deseas.
  • Solo congela un tipo de hoja de lechuga por bolsa. Las variedades mezcladas pueden afectar la calidad. Limpia completamente todo el producto antes de congelarlo.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea deshazo | Traducido por marcela carniglia