Cómo confrontar a alguien con un problema de alcoholismo

Una persona con un problema de alcoholismo se lastima a sí mismo y daña a la gente que la rodea a diario. Según la Asociación de Salud Mental y Abuso de Sustancias, cada persona que tiene un problema con el alcohol u otras drogas afecta al menos a otras cuatro personas. Confrontar a una persona con un problema de alcoholismo puede ser el primer paso para ayudarle a reparar el daño que se hace y a los demás.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Mide tu conversación de modo que se produzca poco después de que el alcoholismo de la persona haya causado problemas, según manifiesta el Instituto Nacional sobre el Abuso de Alcohol y Alcoholismo. Puede ser más propensa a reconocer que tiene un problema con la bebida si los sentimientos están todavía frescos después de un accidente relacionado con la bebida o una discusión familiar. Confróntala en privado cuando esté sobria, pero espera hasta que sientas que ambas serán capaces de mantener la calma.

  2. Discute tu preocupación por la persona en lugar darle un sermón. Antes de empezar, imagínate a ti mismo en sus zapatos, y estate preparado para que responda en diferentes maneras. Para empezar, pregúntale si cree que tiene un problema con la bebida, y espera su respuesta. Si está de acuerdo en que está teniendo un problema, formula preguntas que la ayudarán a ayudarse a sí misma. Estas pueden incluir, "¿Por qué crees que estás teniendo un problema con la bebida?" y "¿Qué crees que puedes hacer para reducir el problema?".

  3. Manifiesta ejemplos claros si niega tener un problema. Si has cronometrado tu conversación adecuadamente, apunta directamente al problema que se produjo como resultado de su alcoholismo. Estate preparado para especificar otros ejemplos del pasado. Si insiste en que su bebida no tuvo nada que ver con esos problemas, discute cómo su alcoholismo te afecta personalmente. Dile que tienes problemas para salir con ella porque constantemente tienes que cuidarla mientras ella está borracha, según manifiesta la Universidad Bucknell University en línea.

  4. Proporciónale información sobre los tratamientos del alcoholismo que hayas investigado. Esto le dará una excusa menos para posponer el obtener tratamiento. El Instituto Nacional sobre el Abuso de Alcohol y Alcoholismo recomienda que prestes tu apoyo ofreciéndote a ir con él a su primera sesión de tratamiento o reunión de alcohólicos anónimos.

  5. Recluta amigos y un consejero que te acompañe en una intervención grupal si la persona se niega a admitir que tiene un problema. Una intervención grupal dirigida por un terapeuta puede enfatizar fuertemente que sus conductas son problemáticas. Considera la posibilidad de reclutar a alguien que se está recuperando de un problema con la bebida, porque él podría ofrecer aliento, según sugiere el Instituto Nacional sobre el Abuso de Alcohol y Alcoholismo.

Más galerías de fotos



Escrito por christa miller | Traducido por dayana trillo