¿Cuál es la conexión entre el lupus y la fibromialgia?

La fibromialgia es un trastorno complejo caracterizado por dolor crónico, trastornos del sueño, fatiga, rigidez matutina, alteraciones del estado de ánimo y la función mental alterada. Aproximadamente el 5 por ciento de los adultos estadounidenses tienen fibromialgia, una enfermedad cuyos síntomas se superponen con lupus eritematoso sistémico, artritis reumatoide y otras enfermedades reumatológicas. A pesar de que una serie de herramientas de diagnóstico están disponibles para distinguir entre la fibromialgia y el lupus, estas enfermedades no siempre son fácilmente separables en un consultorio médico, y los pacientes pueden sufrir de ambas enfermedades simultáneamente.

Síntomas similares

Aunque el lupus es bastante fácil de diagnosticar en pacientes con manifestaciones clásicas (erupción facial en forma de mariposa, artritis e insuficiencia renal, por ejemplo), es muy difícil de identificar cuando los pacientes presentan resultados menos dramáticos. Tanto el lupus como la fibromialgia causan rigidez matutina, fatiga y dolor articular y muscular, y ambos pueden causar deterioro de la memoria y otros problemas cognitivos. Además, en ambas enfermedades, los síntomas pueden aparecer y desaparecer durante meses o años y de forma intermitente interferir con tu capacidad para trabajar o participar en actividades sociales.

¿Una conexión inmune?

El lupus es una enfermedad inflamatoria que se produce cuando el sistema inmune se dirige indebidamente a sus propios tejidos. Casi todos los sistemas de órganos en el cuerpo puede ser dañados por esta respuesta inmune equivocada. En la mayoría de los casos, el lupus y la fibromialgia se pueden distinguir por anticuerpos específicos (antinucleares, antiADN y anticuerpos antiSm) que son detectables en la sangre de los pacientes con lupus. Sin embargo, las pruebas de anticuerpos no son 100 por ciento confiables porque algunas personas con lupus no tienen pruebas positivas, y algunas personas con pruebas positivas no tienen lupus. Clásicamente, la fibromialgia se ha considerado una enfermedad reumatológica "seronegativa", es decir, no existe ninguna prueba de sangre específica que pueda confirmar o refutar su presencia. Sin embargo, un estudio publicado en la edición de diciembre de 2012, de "BMC Clinical Pathology" demuestra una deficiencia en la producción de los marcadores inflamatorios en pacientes con fibromialgia cuando se expusieron las células inmunes. Algunos de estos marcadores, tales como la interleuquina-6, eran tan dramáticamente diferentes de lo normal que algún día pueden ser útil para el diagnóstico de la fibromialgia. Aunque los mecanismos que subyacen en el lupus y fibromialgia parecen ser diferentes, ambos pueden basarse en las respuestas inmunes disfuncionales.

¿Coexistencia o continuidad?

La mayoría de los médicos consideran que la fibromialgia es una enfermedad distinta que puede ser diagnosticada utilizando los criterios establecidos por el Colegio Americano de Reumatología. Los pacientes con lupus pueden todavía ser diagnosticados con fibromialgia, pero la coexistencia de estas enfermedades pueden complicar el diagnóstico. Cuando una persona tiene fibromialgia y lupus, ambos pueden necesitar ser tratados. En contraste con este punto de vista predominante, los expertos en el Banco Nacional de Datos para Enfermedades Reumáticas en Wichita, Kansas, dicen que la fibromialgia puede ser simplemente un conjunto de signos y síntomas que se desarrollan en pacientes con otras enfermedades reumatológicas o que tienen una respuesta exagerada a la enfermedad o angustia. Esta afirmación es difícil de soportar, debido a que muchos pacientes con fibromialgia nunca son diagnosticados con lupus o cualquier otro trastorno, y sus síntomas se mantienen relativamente constantes en el tiempo.

Consideraciones

La conexión de la Fibromialgia con el lupus, si es que existe, no se ha aclarado. Las personas que acuden a sus médicos con síntomas de fibromialgia, a menudo se someten a extensas evaluaciones médicas que incluyen un examen físico, cuestionarios, análisis de sangre y remisión a especialistas. Debido a que los síntomas del lupus y de la fibromialgia se superponen, y debido a que los síntomas pueden desarrollarse antes de que los análisis de sangre se vuelvan positivos en las personas con lupus, inicialmente puedes ser diagnosticado con fibromialgia, sólo para ser diagnosticado más tarde con lupus a medida que tu enfermedad progresa. Alternativamente, la fibromialgia puede en última instancia, ser tu único diagnóstico. Dado que las enfermedades reumatológicas evolucionan, es importante reportar cualquier síntoma nuevo con tu médico.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen christensen | Traducido por jaime alvarez