Cómo conectar una bolsa de doble extremo

Las bolsas de boxeo de doble extremo son una excelente herramienta de entrenamiento para desarrollar ritmo, coordinación entre el ojo y la mano y la distancia del golpe. Entrenan tanto las maniobras de ataque como las de defensa y promueven tiempos de reacción rápidos. Colocar este tipo de bolsas requiere de dos puntos para colgar la bolsa entre las cuerdas elásticas. Luego de colocarla, el peso de la bolsa se puede ajustar para distintas necesidades de entrenamiento.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Bolsa de doble extremo
  • Lápiz
  • Plomo
  • 2 aros en D para montar en superficie
  • 2 cuerdas elásticas

Instrucciones

    Sección 1

  1. Encuentra un buen espacio para colocar la bolsa de boxeo doble extremo. Necesitarás el espacio suficiente para trabajar alrededor de todos los lados de la bolsa.

  2. Ubica el punto de anclaje superior. Marca este punto usando un lápiz.

  3. Utiliza una plomada para ubicar el punto de anclaje inferior. Marca con lápiz el punto de anclaje.

  4. Ajusta los aros de montura de superficie en D en los puntos de anclaje superior e inferior.

  5. Conecta un extremo de la cuerda elástica al punto de anclaje superior. Conecta el otro extremo de la cuerda en la parte superior de la bolsa de dos extremos. Ahora la bolsa cuelga libremente del punto de anclaje superior.

  6. Asegura un extremo de otra cuerda elástica en la base de la bolsa de boxeo y conecta el otro extremo en el punto de anclaje inferior. Ahora la bolsa está suspendida entre los dos puntos de anclaje.

  7. Ajusta la altura de la bolsa de doble extremo cambiando el largo de las cuerdas elásticas. Este tipo de bolsas normalmente van a la altura de la pera.

Consejos y advertencias

  • Una plataforma de bolsa de velocidad puede servir como el punto de anclaje superior.
  • Encuentra un punto de anclaje resistente que pueda sujetar los accesorios y soportar el peso y el movimiento de una bolsa de boxeo de doble extremo.

Más galerías de fotos



Escrito por alberto j. medina | Traducido por sebastian castro