Cómo conducir una intervención familiar

Si un ser querido se involucra en comportamientos peligrosos, puede que te resulte imposible mirar desde lejos mientras destruye su vida. Tanto si el origen del problema se debe a una enfermedad mental o al abuso de sustancias, una intervención familiar puede ser beneficiosa. Reúne a todos los familiares y amigos cercanos afectados para enfrentar al individuo con problemas, ya que ésto podría ser la llamada de atención eficaz que concientiza a tu ser querido y lo motiva a buscar la ayuda profesional que necesita para cambiar su vida.

Nivel de dificultad:
Difícil

Instrucciones

  1. Evalúa la situación específica de tu ser querido para determinar su gravedad y si es necesaria una intervención. Si tú u otros miembros de la familia lo rescatan regularmente de problemas creados por él mismo, es posible que estén apañándolo. Si no está funcionando bien en el trabajo o socialmente, o no podría tener éxito sin apoyo alguno, considera una intervención.

  2. No esperes hasta que tu ser querido esté en grave peligro antes de iniciar una intervención. The Sunshine Coast Health Center, un centro de rehabilitación de drogas acreditado de Canadá, aconseja a los miembros de la familia a tomar medidas tan pronto como reconozcan el problema y no esperar hasta que la situación de su ser querido llegue a una crisis.

  3. Decide quién participará en la intervención. Considera la inclusión de los miembros de la familia que interactúan regularmente con la persona y aquellos que se han visto afectados negativamente por el comportamiento problemático. Por ejemplo, podrías invitar para participar a los padres, cónyuges e hijos de las personas con problemas.

  4. Decide si quieres ser el líder de la intervención. El líder hará la declaración de apertura y mediará la discusión.

  5. Llega a un acuerdo sobre el objetivo de la intervención. A menudo, esto significa conseguir que la persona acuerde asistir a un centro de rehabilitación después de la intervención. Ponte en contacto con el establecimiento con antelación y prepárate para llevarlo allí inmediatamente, después de la intervención; antes de que tenga la oportunidad de cambiar de opinión.

  6. La Association of Intervention Specialists, aconseja que no le hables a tu ser querido sobre la intervención por adelantado. Es probable que quiera evitarla o, si aparece, podría estar más resistente, debido a que ha tenido tiempo para ensayar sus excusas. Agarrarlo desprevenido, aumenta tus posibilidades de éxito.

  7. Haz que todos los participantes estén preparados para describir la forma en que tu ser querido ha afectado sus vidas. Aconseja a todos a expresar su amor y preocupación, a la vez que establecen claramente los impactos negativos que han sufrido. Es una buena idea escribir estas declaraciones de impactos con antelación y que lleven algunas notas con ellos. La intervención será emotiva y algunos puntos importantes pueden ser pasados por alto si no son registrados.

  8. No supliquen, reclamen o amenacen. Estos métodos tienen pocas probabilidades de alcanzar los resultados que desean.

  9. Prepara un plan B. Tienes que saber lo que harás si la intervención no tiene éxito. Por ejemplo, si estás tratando de convencer a alguien para obtener ayuda profesional por la adicción al juego, todos los presentes podrían estar dispuestos a declarar que ya no le darán ningún tipo de apoyo financiero. Prepárate para seguir adelante, ante las amenazas o promesas realizadas.

Consejos y advertencias

  • Busca ayuda profesional si te sientes mal preparado para llevar a cabo la intervención. La mayoría de los centros de rehabilitación, capacitarán a los miembros de la familia sobre juegos de roles para aumentar su eficacia. O considera contratar a un profesional capacitado para ser el facilitador.

Más galerías de fotos



Escrito por freddie silver | Traducido por maría echenique