Conceptos de entrenamiento de orinal

Los niños conquistan muchas metas importante en un corto período de tiempo, desde aprender a caminar y hablar, a entrenarse en el orinal. Los padres y niños sienten orgullo y logro cuando pueden dejar los pañales en el pasado. Aunque es un proceso excitante, el entrenamiento de orinal puede ser frustrante ya que los niños se toman su tiempo. Los padres pueden ayudar y apoyar a sus hijos con paciencia, consistencia y aliento. Aprender los conceptos básicos tras el entrenamiento de orinal puede ayudar a los padres a entender lo que su pequeño está atravesando.

Fisiología

Los bebés comienzan en pañales porque sus músculos no están desarrollados para mantener los desechos que se acumulan en la vejiga o intestinos. Cerca de su primer cumpleaños, tu niño comenzará a reconocer la necesidad de ir al baño, pero sus músculos no estarán lo suficientemente desarrollados para retenerlo hasta los 18 meses. Tu bebé puede mostrar signos de tener que ir, como gruñir, acuclillarse o agarrar sus partes privadas. Incluso puede ir al orinal. Alienta esa conciencia de ir al comentar ¿"Crees que tienes que hacer pis/caca"? cuando exhiba los signos.

Signos de preparación

De acuerdo a la página web Zero to Three, la mayoría de los niños están listos para comenzar el entrenamiento de orinal entre los 18 meses y 3 años. Este gran rango en edad tiene en cuenta el hecho de que todos los chicos se desarrollan a su propio ritmo. Tu chico está listo para comenzar el entrenamiento cuando reconoce la necesidad de ir o va directamente hacia ti luego de un movimiento intestinal u orina, cuando se mantenga seca durante 2 horas o se levante seco de una siesta y cuando sus habilidades motoras estén lo suficientemente desarrolladas para caminar, levantarse y bajarse los pantalones y subir y bajar el orinal con un poco de ayuda.

El rol del padre

Aunque es tentador tomar todo el crédito por entrenar a tu chico o chica, el logro definitivo depende del chico, no del padre. El rol del padre en el proceso del entrenamiento es guiar, apoyar y alentar. Como Ask, Dr. Sears recuerda a los padres que puedes llevar a tu hijo al orinal, pero no puedes hacerlo ir. En vez de eso, pregúntale de manera seguida si tiene que ir, celebra sus logros con abrazos, alientos y canciones tontas y sigue como si nada cuando los accidentes normales e inevitables ocurran.

Refuerzo positivo

El camino al completo éxito del orinal puede tomar varias semanas o meses, con cada chico yendo a su propio ritmo. Puede ser frustrante para ti como padre, mientras tratas de entender por qué tu chico fue varios días seguidos al orinal y luego tuvo un accidente. Resiste las ganas de castigarlo. En vez de eso, no te enfoques en los accidentes y enfócate en celebrar cuando es exitoso. Zero to Three recomienda mantenerse lejos de premios tangibles, como etiquetas, caramelos o juguetes. Los motivadores externos pueden funcionar en el momento, pero pueden tener efectos a largo plazo negativos, como presionar a tu chico para que tenga un buen rendimiento o llevarlo a esperar premios por todo.

Más galerías de fotos



Escrito por dana tuffelmire | Traducido por lucas huidobro