Conceptos básicos de la higiene personal

Todos tienen que entender los conceptos básicos de la higiene personal. La higiene personal es el proceso de mantener tu cuerpo limpio. Si dejas de cuidarte y dejas tu higiene personal, tienes un mayor riesgo de enfermarte o de ser marginado por los demás. A pesar de que algunos productos de cuidado personal son muy caros, puedes fácilmente seguir los conceptos básicos de la higiene personal.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Jabón
  • Cepillo de dientes
  • Pasta dentífrica
  • Hilo dental
  • Champú

Instrucciones

  1. Lava tus manos varias veces al día. Al lavarse las manos, los gérmenes y las bacterias se retiran, y reduces el riesgo de desarrollar infecciones y la propagación de enfermedades. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, "La regla básica es lavarse las manos antes de preparar alimentos y después de tocar la carne cruda y aves de corral, antes de comer, después de cambiar pañales, después de toser, estornudar o sonarse la nariz en un pañuelo desechable, después de de ir al baño y después de tocar animales o cualquier cosa del entorno del animal". Usa agua tibia y jabón cada vez que te laves las manos. Crea una espuma jabonosa y frota tus manos durante 15 a 20 segundos.

  2. Cepilla y usa hilo dental por lo menos dos veces al día. Cepillar tus dientes te ayudará a remover las bacterias de tu boca y podría ser la causa de mal aliento y problemas de encías. Dado que el cepillo de dientes no puede alcanzar a todos los espacios estrechos entre los dientes, usa el hilo dental para remover las partículas de comida restantes que pueden conducir al desarrollo de bacterias. El cuidado dental apropiado ayuda a mantener tu sonrisa blanca y reduce la probabilidad de caries y encías insalubres.

  3. Lávate la cara dos veces al día. Al llegar a la pubertad, tu cuerpo produce más hormonas que crean cambios en la piel. Las glándulas de la piel comienzan a producir más de una secreción aceitosa llamada sebo. El sebo puede acumularse y obstruir los poros, lo que produce el acné. Al lavarse la cara por la mañana y antes de acostarse, podrás ayudar a prevenir los poros tapados y reducir el riesgo de brotes de acné.

  4. Dúchate o báñate de una forma regular. Tu piel es el órgano más importante de tu cuerpo y pasa por un constante proceso de derramamiento de las células muertas de la piel y la sustitución por otras nuevas. Debes lavarte todo el cuerpo con agua y jabón para eliminar la piel muerta, la suciedad y el aceite. Los adolescentes y los adultos también transpiran y pueden desarrollar un mal olor corporal. Las personas activas suelen necesitar un baño o una ducha una vez al día para sentirse frescas y controlar el olor corporal.

  5. Lávate el cabello con regularidad. Al igual que la piel, las glándulas sebáceas en la base del folículo piloso producen sebo. Tu cabello necesita un poco de sebo para prevenir que el pelo y el cuero cabelludo se resequen. La producción del sebo cambia a través del tiempo, con los años de la adolescencia teniendo una mayor cantidad. Lavar tu pelo te ayuda a controlar el aceite y lo mantiene limpio y manejable.

Consejos y advertencias

  • Si tú o alguien que conoces no está interesado en seguir los principios básicos de una buena higiene personal, puede estar sufriendo de problemas de salud mental. Es una buena idea hablar con un médico que pueda determinar si existe una causa subyacente de la falta de interés en la higiene personal.
  • Incluso con una buena higiene personal, puedes desarrollar problemas de la piel como el acné, eczema, pie de atleta, o erupciones cutáneas. Consulta a un dermatólogo que pueda recomendarte un tratamiento o medicamento para ayudarte.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon o'neil | Traducido por shirley marisel rollano