Cómo concentrar tu chi en tu puño

Chi, también llamado qi o ki, es la energía que nos da vida. Las artes marciales, la medicina tradicional china y la acupuntura, se basan todas en la concentración, balance y alineación del chi. En particular, las practicas de qigong, también llamado chi kung y tai chi enseñan a estudiantes a concentrar y aprovechar el chi. Los estudiantes de artes marciales como karate y aikido usan la fuerza chi para cortar a través de tablas de madera o desviar un ataque. Para ser más efectivo con los golpes de artes marciales, se necesita aprender como concentrar tu chi en tu puño.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Ropa cómoda
  • Bolsa pesada u otro equipo para golpear

Instrucciones

    Crea una bola chi de energía

  1. Posiciónate en una postura cómoda y neutral y frota tus manos juntas rápidamente, como si intentaras calentarlas. Mientras lo haces, mantén mentalmente la intención de traer tu fuerza chi a tus manos.

  2. Pon tus manos justo debajo de tu ombligo y respira hondo. Exhala, dejando salir la tensión de tu cuerpo. Continúa respirando profundamente unas veces, visualizando tu respiración alimentando la bola de fuego o luz en tu panza, conocida como don tien.

  3. Eleva tus manos como si sostuvieras una pequeña pelota de baloncesto, e imagina que la bola de luz de tu estómago está ahora en tus manos. Lenta y suavemente separa tus manos, siendo consciente de si puede sentir una conexión energética entre ellas. Mantén tus dedos relajados mientras lo haces.

  4. Junta tus manos otra vez mientras sientes la conexión debilitarse, pero no dejes que se toquen. Siente la bola de energía hacerse más fuerte cuando tus manos estén más cerca, casi como dos magnetos repeliéndose el uno al otro.

  5. Continúa moviendo tus manos suavemente separándolas otra vez, concentrándote en sentir el chi tanto en tus manos como entre ellas. Si no sientes la sensación de energía o calor, sigue practicando los movimientos.

  6. Respira hondo al terminar. Levanta tus manos y luego déjalas caer rápidamente a tu lado, sacudiendo la energía de tus manos. Suelta el exceso de energía de esta forma para evitar quemarte.

    Juega con tu bola de chi

  1. Juega con el tamaño y la forma. Mantén tus manos a una distancia uniforme separadas como si sostuvieras una pelota de sofbol. Suavemente gírala, primero la mano derecha arriba y la izquierda abajo, y luego lleva tu mano izquierda arriba y mueve tu mano derecha hacia abajo.

  2. Siente la bola de energía entre tus manos mientras la agrandas, achicas o rotas.

    Agranda y achica la bola mientras la rotas. Separa tus manos un poco más como si fuera una pelota de baloncesto o de playa, y luego más pequeña, al tamaño de una pelota de tenis.

  3. Pretende que estás tirando la bola de energía chi de una mano a la otra. Concéntrate en sentir el chi mientras lo atrapas, y luego suéltalo mientras lo lanzas.

    Concentra tu chi en tu puño

  1. Visualiza la bola de energía sentada en la palma de tu mano derecha, y luego cierra tu puño y siéntela adentro y alrededor. Siente el chi hundiéndose y rodeando tu puño, lo que podría conllevar una sensación de calor u hormigueo. Mantén tu mano tensa para encerrar el chi allí.

  2. Golpea el aire mientras visualizas tu chi yendo a través de la barrera.

    Concentra tu sensación de energía en tu puño. Gira tu puño con la palma hacia abajo y golpe hacia adelante. Golpea el aire, visualizando tu puño y el chi moviéndose a través de una pared, madera u otra barrera.

  3. Practica tu golpe con una bolsa pesada, una almohada, felpudo o algún equipo para golpear, concentrándote en la energía yendo a través del objeto.

Consejos y advertencias

  • No intentes romper una tabla a menos que tengas supervisión y hayas hecho todos los pasos para concentrar tu chi en tu puño. Si lo haces, asegúrate de llevar tu chi y tu puño a través de la tabla.

Más galerías de fotos



Escrito por heather vale | Traducido por lautaro rubertone