Comunicación no verbal en bebés

El primer año de vida del niño se pasa en la comunicación enteramente a través de medios no verbales. Los bebés usan todas las partes de sus cuerpos para expresar sus deseos y necesidades cuando sus padres y cuidadores responden para reunirse con ellos. El doctor Bruce Perry afirma que esta interacción de ida y vuelta es el principio de la conexión humana y la comunicación.

Reflejos

La comunicación del recién nacido es esencialmente reflexiva según K. Eileen Allen y Lynn R. Marotz, autores de “By the Ages”. Los bebés giran sus cabezas y abren sus bocas, o se agarran, para indicar el hambre. El Moro o sobresalto, el reflejo comunica estar sorprendido o asustado cuando los niños tiran sus armas, entonces rápidamente se atraen sus cuerpos. Los bebés también instintivamente lloran y se quejan cuando se sienten incómodos.

Sentimientos

Los bebés usan el lloro, la expresión facial y los movimientos de todo el cuerpo para demostrar sus sentimientos. Los ojos alertas junto al sonreír y reír indican placer. La atención tranquila y los músculos relajados transmiten seguridad y tranquilidad. Girar la cabeza o el cuerpo sugiere malestar o disgusto. La tensión en todo el cuerpo y fruncir el ceño, junto con quejarse y llorar, indica temor, ansiedad o incertidumbre.

Hora de comer

Para indicar hambre, los bebés podrían agarrarse en los pechos de su cuidador, golpear sus labios, chupar sus manos, alcanzar alimentos o ser quisquillosos. Cuando está lleno, se alejan de lo que se ofrece, teniendo la comida en la boca, escupiendo comida o empujando los alimentos lejos. Suzanne Evans Morris, pH.d., S.L.P., anima a los padres y cuidadores a observar a los niños con intención, leyendo sus señales no verbales más efectivamente para responder a sus deseos y necesidades.

Deseos y necesidades

Las necesidades y los deseos tempranos se transmiten mediante el lloro y la queja. Con el tiempo, los padres aprenden a distinguir entre los diferentes tipos de llanto para satisfacer las necesidades del bebé más eficazmente. Cuando los bebés desarrollan habilidades motoras son capaces de levantar los brazos cuando quieren que les recojan, apuntan hacia un objeto que quieren y empujan lejos los objetos que no quieren. Allen y Marot describen a los bebés mayores emocionados gritando y agitando sus brazos cuando ven algo o a alguien que quieren. Los niños buscan atención a través de llanto, vocalizando, dando patadas y otros movimientos de cuerpo entero a la que responderá sus cuidadores. Cuando sus intentos de comunicación son exitosos, los bebés aprenden a repetir ese comportamiento para conseguir sus necesidades.

Comunicar amor

Cómo se cumplen los deseos y las necesidades de los bebés tiene un impacto significativo en su conexión con los padres y cuidadores y su capacidad de confianza y amor, según el Dr. Perry. Se asombra en el "baño somatosensorial" de acurrucarse, mecerse y contemplar que los padres fastuosos de sus bebés. Estos toques interactivos, sonidos y olores involucrados en el cuidado de un niño son la base de la comunicación.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa vratny-smith, msw | Traducido por maria gloria garcia menendez