Comprar gafas para niños pequeños

Tu hijo, sin duda, lucirá adorable con su nuevo pequeño par de anteojos. Eso puede que no haga las cosas más fáciles de aceptar si sus ojos no están funcionando tan bien como deberían hacerlo, pero puedes estar seguro de que muchos niños tienen que usar gafas para ver bien. Antes de que elijas anteojos para tu pequeño, mantén algunas cosas en mente, para que estés seguro de que seleccionar lo mejor para él.

Examen de la vista

Consigue una imagen completa de la salud de los ojos de tu hijo como primer paso para corregir su visión. Si sospechas que tu hijo no ve bien o si falla un examen de la vista, haz una cita con un oftalmólogo. Busca un oftalmólogo pediátrico que cuente con el equipo y la experiencia para realizar un examen de los ojos en niños. Si el niño tiene dificultad para ver, el oftalmólogo pediátrico puede determinar la prescripción correcta para hacer su visión más clara. Un oftalmólogo también buscará otros problemas oculares, como anomalías de la retina o los ojos desalineados, que pueden afectar su visión.

Escoger los marcos

Muéstrale a tu hijo los marcos de anteojos de tamaño infantil y anímalo a ponerse los que le gusten. KidsHealth.org recomienda dejar que tu hijo escoja su propio par de gafas, pero deberás asegurarte de que encajen bien. Dirígelo hacia marcos de plástico, ya que son más duraderos. La Asociación Estadounidense de Oftalmología Pediátrica y Estrabismo recomienda que aunque puedas tener la tentación de elegir marcos que son demasiado grandes para que tu hijo pueda crecer con ellos, resistas ese impulso. Cuando los marcos de tu niño le quedan bien, es más probable que use sus gafas en vez de rechazarlas, ya sea porque no se sentirá cómodo o porque no le van a quedar.

Selección de lentes

Según KidsHealth.org, la mayoría de los oftalmólogos pediátricos recomiendan los lentes de policarbonato para los niños de cualquier edad, porque son irrompibles, aunque se rayan con más facilidad que otros tipos de lentes. Otra de las ventajas de los lentes de policarbonato es que son más delgados y ligeros que otros tipos de lentes de plástico y de vidrio, lo que significa que son más cómodos para que tu niño pequeño los use. Dependiendo de si tu hijo es miope, hipermétrope o si tienes otros trastornos de los ojos, la forma y la fuerza de los lentes varía. Muchos niños tienen diferentes recetas para cada ojo.

Consejos adicionales

Los niños pequeños pueden ser obstinados y resistentes al cambio, lo que significa que tu hijo puede estar firmemente opuesto a usar sus nuevas gafas. Considera comprar una correa que se una a cada lado de las gafas y luego se envuelve alrededor de la parte posterior de la cabeza. La correa puede ayudar a mantener las gafas en su sitio, lo que puede animar a tu hijo a dejárselas puestas. La Asociación Estadounidense de Oftalmología Pediátrica y Estrabismo dice que tu hijo puede disfrutar de lo bien que puede ver con sus gafas, y eso le puede motivar para permanecer con ellas. Permanece positivo y recuérdale amablemente que debe ponerse las gafas. Es probable que, una vez que se acostumbre a sus gafas, usarlas será tan natural como usar zapatos.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por katherine bastidas