Los comportamientos obsesivos compulsivos en niños con síndrome de Down

Los niños con Síndrome de Down son un reto para los padres ya que implica un esfuerzo emocional y financiero. Los comportamientos obsesivos compulsivos son una de esas cuestiones con las que muchas familias con un niño con síndrome de Down deben lidiar diariamente. Entender esta condición hace que sea más fácil para los padres cuidar a sus hijos y facilitar el día a día de la familia.

Comportamientos comunes

Los comportamientos obsesivo-compulsivos en niños con síndrome de Down varían en grado: pueden ser un par de simples preferencias o pueden ser tan severos que interfieren con la vida diaria. Algunos niños pueden insistir en una determinada silla o ciertos alimentos en las comidas específicas. Otros pueden mostrar comportamientos repetitivos como golpecitos con el pie o aplaudir con las manos cuando están sentados quietos o sin participar en alguna actividad. Algunos niños pueden llegar a estar obsesionados con los gérmenes, algunos juguetes o programas de televisión favoritos. También pueden exhibir comportamientos ritualistas tales como tener que llevar los libros en un orden determinado o tocar varios objetos específicos en su camino a la cama.

Investigación

Varios estudios se han realizado para obtener más información sobre la presencia de comportamientos obsesivo-compulsivos en niños con síndrome de Down. Un estudio publicado en la revista "Child Development" en el año 2000, informó que los niños con síndrome de Down exhiben comportamientos repetitivos más frecuentes e intensos que los niños que no lo poseen. Otro estudio publicado en el "Journal of Autism and Developmental Disorders" de 1995, informó que el síndrome de Down coexiste con el trastorno obsesivo compulsivo en 0.8 a 4.5 por ciento de los casos.

Tratamiento

Según la National Down Syndrome Society los niños sin síndrome de Down también pueden exhibir comportamientos obsesivos o compulsivos a veces. Esto puede hacer que sea difícil para los profesionales de salud mental diagnosticar el trastorno obsesivo compulsivo en niños con síndrome de Down. En los adultos, la enfermedad a menudo se trata con medicamentos psiquiátricos, que no siempre son apropiados para los niños. Algunos niños pueden responder a la terapia conductista, aunque los retrasos cognitivos podrían dificultarlas. Mantener la rutina de tu hijo en el hogar y en la escuela lo más regular posible es una manera efectiva de mantener a todos contentos. También ayuda el descanso suficiente y una dieta saludable.

Obtén ayuda

Si los comportamientos obsesivos compulsivos de tu hijo interfieren con su vida diaria, tanto en casa como en la escuela, necesitas ayuda. En algunos casos, el uso de inhibidores de la recaptación de serotonina específicos pueden ayudar a reducir la incidencia de comportamientos obsesivos compulsivos. Sin embargo, estos medicamentos deben tomarse con precaución y suelen reducirse lentamente y no de manera abrupta. Si decides ponerte en contacto con un profesional de salud mental, busca uno que tenga experiencia trabajando con niños con síndrome de Down.

Más galerías de fotos



Escrito por eliza martinez | Traducido por vanina frickel