Comportamientos autodestructivos en adolescentes

Hoy en día, los adolescentes se enfrentan a muchas presiones, como lo hicieron sus padres, pero las presiones que experimentan son diferentes. Desde tiroteos en las escuelas, la presión social de "encajar" hasta el ciberacoso, los ataques son constantes. Algunos de estos adolescentes podría responder con comportamientos impulsivos y autodestructivos. Cuando un adolescente es impulsivo, actúa sobre sus sentimientos del momento, probablemente creyendo que sus acciones ayudarán a controlar la situación o pondrán fin a su dolor.

Orígenes de las conductas autodestructivas

"Lo que ha pasado esta noche tiene que quedar como un secreto para que no destruya la familia". Cuando un adolescente que experimenta abuso sexual oye estas palabras, siente una gran presión por mantener el secreto, incluso aunque desee que el abuso concluya. Puede que no sepa que puede contar con una relación de confianza, un profesor de la escuela o administrador, por lo que se aferra a ese secreto hasta que sus sentimientos son demasiado para él. En un momento impulsivo, podría decidir que vale la pena hacerse daño a sí mismo o "acabar con el dolor" a través del suicidio, de acuerdo con la Servicio de la Extensión de la Universidad de Minnesota. Un adolescente podría poner aún más presión sobre sí mismo. Podría tratar de averiguar lo que hace que sus compañeros sean mucho más populares y podría identificar diferencias superficiales, como el pelo, los cosméticos, el peso o la forma corporal. Una vez que ha hecho esto, se compara desfavorablemente con los chicos populares, poniéndose fuera de servicio por no cumplir con lo que podría ser un estándar imposible, según Carolyn A. Curtis de Colby College. Para corregir la insuficiencia percibida, podría iniciar una dieta con el objetivo de perder peso rápidamente. Si experimenta un retroceso, podría decidir en un momento impulsivo que la solución "todo o nada" es la única manera de lidiar con su percepción del exceso de peso y comenzar a restringir su dieta aún más. Así comienza su deslizamiento hacia un trastorno alimenticio.

Causas de estrés adolescente

Los adolescentes que crecieron en los años 1950 y 1960 se enfrentaron a la amenaza de la aniquilación nuclear, después a los años de la guerra de Vietnam, las protestas contra la guerra, la contracultura y la época del "amor libre". Estas presiones fueron suficientes para hacer que los adolescentes de antaño se cuestionaran el mundo en el que estaban creciendo. Con un avance rápido hasta los adolescentes de hoy, ellos tienen que aguantar las redes sociales, estando "en pantalla" las 24 horas los 7 días de la semana, las ciber-intimidaciones y la amenaza de la violencia escolar. Los adolescentes cuyos padres se han divorciado muestran más conductas de agresión, ira, depresión, abuso de sustancias, malos comportamientos sexuales y actos de delincuencia que los adolescentes cuyos padres no se han divorciado, según el Servicio de Extensión de la Universidad del Estado de Ohio. Una casa con un solo padre podría enfrentar el fuerte aumento dificultades económicas y ajustarse a un nivel más bajo de ingresos. Estas familias podrían tener que mudarse a un barrio con actividades menos favorables o a una comunidad con una tasa de criminalidad más alta. A medida que estos adolescentes se enfrentan a su nueva realidad, podrían responder con conductas auto-destructivas.

Adolescentes problemáticos

Si los adolescentes ya experimentan enfermedad emocional o mental cuando se enfrentan a estos desafíos, es posible que encuentren formas poco saludables de manejar las presiones de la vida. Puede ser que se mutilen o comiencen a abusar del alcohol y las drogas. Si no lo han hecho previamente, podrían llegar a ser sexualmente activos. Si ya son sexualmente activos, es posible que se vuelvan promiscuos. Los adolescentes con problemas también pueden desarrollar trastornos en la alimentación o intentos de suicidio, de acuerdo con el Servicio de Extensión de la Universidad de Minnesota. Combinados con un retiro de la familia y amigos, estas acciones son gritos de auxilio. El riesgo de un comportamiento auto-destructivo se multiplica si el adolescente ha experimentado varios acontecimientos estresantes en un período de tiempo corto.

Intentos de suicidio

Algunos adolescentes son más vulnerables a los pensamientos suicidas si han experimentado pérdidas u otros acontecimientos estresantes. Los adolescentes con una historia familiar de depresión, abuso de sustancias o trastornos psiquiátricos diagnosticados podrían ser más propensos a intentar suicidarse. Los niños que han sido física o sexualmente abusados por miembros de la familia, así como los que tienen un familiar enfermo crónico, son más propensos a intentar suicidarse. Un adolescente que sea testigo de un alto nivel de conflicto familiar, como un divorcio difícil, puede sentir que suicidarse es la única solución. Y los adolescentes que sufren de discapacidad o trastornos de aprendizaje están en mayor riesgo, dice el Servicio de la Extensión de la Universidad de Minnesota.

Desordenes alimenticios

Intentar tomar el control mediante atracones o limitar la ingesta de alimentos podría proporcionar un alivio temporal a los niveles de estrés. Los trastornos alimenticios, como la anorexia y la bulimia, son comportamientos autodestructivos. Un trastorno de la alimentación va mucho más allá que perder o ganar peso. La anorexia y la bulimia pueden ser fatales. Un adolescente diagnosticado con un trastorno de la alimentación es más propenso a intentar suicidarse. Los trastornos de la alimentación (la bulimia y la anorexia) podrían ser impulsivos o compulsivos, según el sitio web Eating Disorders Review.

Autodestrucción oculta o al parecer accidental

Los comportamientos impulsivos y autodestructivos no tienen que ser abiertos. Los adolescentes que se cortan de forma auto-destructiva pueden hacerlo en las áreas cubiertas por la ropa. Golpearse la cabeza puede causar un dolor físico que ayuda a aliviar el dolor emocional. El comportamiento que podría parecer un accidente podría ser en realidad intencionalmente autodestructivo. Los ejemplos incluyen la caída por las escaleras o tropezar con mesas o paredes, según el sitio web Eating Disorders Review. Una vez más, el breve dolor físico ayuda a aliviar el dolor emocional.

Relación con el trauma

Los adolescentes que han experimentado algún trauma, como la pérdida de un padre, divorcio, abuso físico o sexual, especialmente cuando son diagnosticados con trastorno de límite de la personalidad, son más propensos a mostrar comportamientos autodestructivos impulsivos, según Lewis’s Child y Adolescent Psychiatry. Si se repiten los traumas, los adolescentes pueden desarrollar un trastorno de estrés post-traumático, lo que aumenta la probabilidad de comportamientos autodestructivos.

Más galerías de fotos



Escrito por genevieve van wyden | Traducido por andrea galdames