Comportamiento sociopático en adolescentes

Los niños pequeños son naturalmente agresivos; sin embargo, los adolescentes no. Si tu adolescente se está involucrando en un comportamiento sociopático, podría suceder que tu hijo sea un sociópata. Pero hay mayor probabilidad de que esté atravesando algún tipo de cambio social y biológico que hace que actúe de formas inapropiadas.

Agresión vs. sociopatía

La agresión es cualquier acción que intencionalmente provoca dolor, físico o emocional. Un acto de agresión, sin embargo, no convierte a un adolescente en un sociópata. Un sociópata de hecho frecuentemente se involucran en actos agresivos, pero no muestran empatía o remordimiento por sus acciones. Los padres normalmente no deberían preocuparse porque un adolescente violento o verbalmente antagonista sea un sociópata, a menos de que demuestre una genuina falta de remordimiento por su comportamiento.

Diagnóstico de sociopatía en adolescentes

Como los adolescentes aún están buscando sus identidades, los psicólogos no pueden diagnosticar definitivamente a un adolescente con un desorden de personalidad estable y de largo plazo como la sociopatía. Es posible que el adolescente salga de ese mal comportamiento después de una fase de rebeldía. Sin embargo, la psicología nos ha dado algunas fuertes indicaciones sobre lo que hace que una persona, adolescente o adulta, sea un sociópata. Algunos signos que tu adolescente debería tener para ser un verdadero sociópata incluyen mentir patológicamente, actividad criminal, falta de autocontrol, falta de empatía y objetivos delirantes. Si estás verdaderamente preocupado porque tu adolescente pueda ser un sociópata, consulta a un psicólogo para un diagnóstico profesional.

Prevalencia del comportamiento sociopático

Durante los años del preescolar, alrededor de la edad de 3 años, los niños tienen un comportamiento más agresivo o violento. Si descubres que tu hijo es más agresivo durante sus años de adolescencia que durante la infancia, podría ser una causa de preocupación. En la población general, la sociopatía es prevalente en únicamente el 1% de los adolescentes, lo que hace bastante improbable que tu adolescente sea un sociópata. Sin embargo, un desorden psicológico similar (el trastorno negativista desafiante) afecta a más del 10% de adolescentes. Los adolescentes con este desorden son altamente irritables, tienen problemas para controlar su temperamento, discuten frecuentemente y son agresivos deliberadamente. Afortunadamente, el trastorno negativista desafiante es tratable a través del control de la conducta y estrategias de los padres.

Estrategias parentales para controlar

Durante los años adolescentes, las estrategias parentales deben cambiar para permitir a los adolescentes mayor privacidad pero al mismo tiempo deben establecer límites claros. Un adolescente que actúa de forma sociópata puede cambiar su comportamiento cuando la familias establece límites racionales que están en el equilibrio correcto entre permisivos y restrictivos. El monitoreo parental también es importante. Los padres deben saber dónde están sus hijos, los amigos con los que se encuentran y qué es lo que están haciendo. Darle a los adolescentes un apoyo positivo y mostrarles preocupación genuina puede ayudar a aliviar un comportamiento rebelde o agresivo. Christina Lehmann, consejera escolar y autora de “Oppositional Defiant Disorder in Adolescents", dice que algunos niños actúan de forma agresiva como una llamada de atención y que cuando los padres les dan una atención positiva, disminuye la necesidad de tal comportamiento.

Más galerías de fotos



Escrito por damon verial | Traducido por laura de alba