Comportamiento socialmente inapropiado en niños con TDAH

Es raro el niño que no hace desorden una y otra vez y participa en conductas socialmente inadecuadas, ya sea empujar a un compañero, insultarlo o llegar a ser tan molesto o exhaltado que hace oídos sordos a las reglas en el hogar o en la escuela. Sin embargo, los errores sociales pueden ser más frecuentes y extremos en los niños con trastorno de hiperactividad con déficit de atención o TDAH. El TDAH es un trastorno del desarrollo que conduce a la falta de atención, hiperactividad, impulsividad, o una combinación de éstos, explica MedlinePlus, un sitio web publicado por National Institutes of Health (Institutos Nacionales de Salud).

Niños en edad preescolar

Los niños que son candidatos potenciales para desarrollar TDAH suelen mostrar algunos indicios incluso en edad preescolar. Sin embargo, algunos padres de un niño de 3 a 5 años se preocupan innecesariamente de que su hijo tenga este desorden cuando no puede quedarse sentado durante todo un libro de cuentos. Es normal que un niño en edad preescolar tenga poca capacidad de atención y sea incapaz de seguir con una actividad por mucho tiempo, explica HealthyChildren.org, un sitio web publicado por la American Academy of Pediatrics (Academia Estadunidense de Pediatría) o AAP. Los preescolares hiperactivos e impulsivos pueden correr sin tomar un descanso y chocar contra las paredes y las personas, porque no están prestando atención a lo que están haciendo. Comportamientos de riesgo que podrían apuntar a tener TDAH son saltar indefinidamente y subirse a los muebles, correr por toda la casa y negarse a quedarse quieto el tiempo suficiente para comer.

Niños de primaria

El niño promedio de 6 a 9 años de edad puede tener energía ilimitada pero uno con TDAH puede ser perjudicial para los demás porque le resulta casi imposible quedarse quieto, tiene dificultades para esperar su turno y habla sin parar. También puede meterse en los juegos de otros niños sin ser invitado. Un niño de primaria con TDAH puede descuidar las tareas escolares o quehaceres del hogar, es generalmente desorganizado y tiende a perder los elementos que necesita, como los libros de texto y las tareas. Estos comportamientos también se observan en los niños mayores con TDAH, señala la AAP.

Preadolescentes

Es común que el chico típico de 10 a 12 años actúe impulsivamente, como gastarse su asignación semanal en un "debo tener" un cartel de cierta celebridad cuando se comprometió a ahorrar cada centavo para una nueva bicicleta. Un preadolescente puede participar cómodamente en juegos activos como lanzar una canasta, lanzar una pelota de ida y vuelta o jugar juegos de video durante un tiempo relativamente largo antes de estar aburrido o inquieto. Pero uno con TDAH, por otra parte, no puede quedarse quieto el tiempo suficiente para jugar a juegos durante un período prolongado. Tomar juguetes, joyas, ropa y artículos similares de los demás, hacer ruidos molestos, empujar a otros chicos en la fila del almuerzo e interrumpir con frecuencia a los demás, son todas señales de TDAH en un preadolescente.

Adolescentes

Algunos adolescentes participan en conductas de riesgo como beber o robar debido a la presión o simplemente por la emoción del mal comportamiento. Un adolescente con TDAH con frecuencia suele encontrarse en algún tipo de problema y puede "culpar" a otros. Actuar sin pensar puede conducir a comportamientos de alto riesgo como el consumo de drogas, el embarazo y la deserción escolar. Conducir es especialmente peligroso para los adolescentes con TDAH. Los jóvenes con este trastorno tienen casi cuatro veces más accidentes de vehículos y obtienen tres veces la cantidad de multas por exceso de velocidad, según la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry. El TDAH puede dificultar el camino de llevar una vida social normal y obstaculizar la capacidad del adolescente para obtener y mantener un trabajo.

Más galerías de fotos



Escrito por karen hellesvig-gaskell | Traducido por mayra cabrera