Comportamiento normal de los adolescentes antes de la graduación

Durante la adolescencia, tu hijo está formando su propia identidad y ganando rápidamente independencia. A medida que se acerca su graduación, sus opciones se expanden cuando se da cuenta que ya no se le obliga a asistir a la preparatoria todos los días. Se está descubriendo a sí mismo y midiendo sus propias fuerzas, aunque también se siente presionado para asimilar todos sus años en la escuela y para hacer planes para su futuro antes de la graduación. Sin embargo, aunque su comportamiento de estudiante del último año no puede ser como el de cualquier otro adolescente, puedes notar algunos signos comunes y muy normales.

Confusión y estrés

Mientras que algunos adolescentes se trazan planes para después de la graduación desde el principio del año escolar, tu hijo podría estar meditando sobre su futuro cuando ya se acerca su graduación de la escuela preparatoria. La presión para decidir sobre una carrera y qué hacer después de la preparatoria puede dejarlo confundido y estresado. Entre sus opciones probablemente se encuentran: ir a la universidad, alejarse un tiempo de la escuela o entrar al mundo laboral. Es común que no estés de acuerdo con tu hijo durante esta fase, sobre todo si sus planes son diferentes a los tuyos. Incluso si decide qué hacer después de la graduación -como ir a la universidad- podría no saber cómo pagar la escuela o puede obsesionarse con el proceso de admisión a la universidad.

Senioritis

Tu hijo adolescente podría aflojar el paso cuando se acerca la graduación, lo que se conoce como senioritis. De acuerdo con la National Association for College Admission Counseling, es normal que tu hijo adolescente decida que el trabajo escolar tiene una prioridad menor después de ser admitido en la universidad. Incluso si tu hijo no asiste a la universidad, puede pensar que las calificaciones que recibe en los últimos meses de escuela no importan en el largo plazo.

Emociones

Mientras la graduación se acerca, tu hijo podría sentirse melancólico o hasta temeroso del futuro cambio y las nuevas perspectivas de su vida. También podría experimentar tristeza por dejar a sus amigos de la preparatoria, así como creer que las actividades importantes como los bailes o las actividades extracurriculares tienen aun más importancia. De hecho, podría no ser capaz de disfrutar plenamente de sus experiencias del último año porque está ansioso por salir de la escuela preparatoria.

Recomendaciones

Puedes ayudarle a tu hijo a luchar contra este comportamiento pre-graduación animándolo a investigar sus opciones futuras y hablar con el consejero de su escuela acerca de las oportunidades disponibles para él. Anima a tu hijo a mantenerse al día con sus notas y disfrutar de sus experiencias del último año. También puedes hablar con él acerca de sus sentimientos sobre el fin de este capítulo en su vida. Por último, debes estar atento a los síntomas de estrés extremo, como los cambios en los hábitos alimenticios o de los patrones de sueño, así como el abandono repentino de su vida social. Si crees que tu hijo está experimentando estrés severo, pídele que hable con un especialista.

Más galerías de fotos



Escrito por rose welton | Traducido por josué miraflores m