Comportamiento irrespetuoso en niños

Cuando el niño dice o hace algo que te falta el respeto, podrías sentir una combinación de dolor, asombro y vergüenza. También es posible que te preguntes qué pudo haber fallado en tus habilidades de padre. La mejor manera de hacer frente a la falta de respeto en los niños es entender los desencadenantes y llegar a un método calmante para desviar los conflictos antes de que vayan más allá de tu control.

Causas

Una variedad de factores puede causar que los niños actúen irrespetuosamente. Según SuperNanny.com, los niños que se sienten frustrados por las limitaciones, los niños que quieren llamar la atención, y los niños que se sienten como si no fueran escuchados o tratados justamente pueden mostrar un comportamiento irrespetuoso. Los niños también pueden actuar irrespetuosamente al imitar los comportamientos que ven a su alrededor, por lo que los padres deben ser muy conscientes de sus propios comportamientos con el fin de dar un ejemplo positivo .

Respondiendo a la falta de respeto infantil

Los padres deben tratar de mantener la calma cuando responden a la falta de respeto de sus hijos con el fin de evitar un aumento en la tensión, dice el sitio web de salud pediátrica DrSpock.com. Casualmente decir algo en la línea de, "no voy a tolerar este tipo de conversación", y esperar que un niño hable con más respeto antes de reaccionar puede ser eficaz en muchos casos. Sin embargo, los casos extremos pueden requerir disciplina adicional. Con un niño pequeño, explicar porqué un comportamiento es incorrecto y ponerlo en una silla por un tiempo a razón de un minuto por cada año de edad, ayudará a corregir las infracciones, siempre y cuando la técnica se aplique de manera coherente, dice SuperNanny.com .

Reaccionando a la falta de respeto adolescente

Dado que el comportamiento de un adolescente no respondería a los tiempos fuera, el hacer contacto visual y darle retroalimentación tranquila y clara acerca de su comportamiento sin usar insultos tales como "sabelotodo" es la mejor manera de cortar el problema de raíz, dice DrSpock.com. Sin embargo, ya que los adolescentes suelen utilizar la réplica como forma de desviar la atención de los padres de la fuente de conflicto - una odiada obligación, por ejemplo - los padres deben centrarse en el objetivo de la conversación en lugar de castigar directamente la protesta en la mayoría de los casos . En última instancia, si un padre quita la réplica, un adolescente se dará cuenta de que su comportamiento irrespetuoso no consigue lo que quiere.

Estableciendo las reglas de la discusión

Permitir que un niño tenga voz puede ayudar a resolver situaciones que conducen a un comportamiento irrespetuoso. Si los padres primero dejan claro que discutir maleducadamente no va a funcionar, pueden establecer algunas reglas básicas para el debate justo en el futuro. Según la página web Family Education, las reglas pueden incluir: no atacar, no condenar, no menospreciar, definir claramente el problema, definir claramente la forma de solucionar el problema y encontrar la manera de evitar el problema en el futuro. Sin embargo, los padres tienen la última palabra en todos los casos, y los padres tienen el derecho de cortar un debate si sienten que las reglas se han roto.

Señales de alarma

Aunque se debe esperar que todos los niños se opongan a sus cuidadores discutiendo, actuando y hablando de vez en cuando, los niños que son particularmente poco cooperativos y hostiles pueden tener una condición conocida como trastorno de oposición desafiante, u ODD por sus siglas en ingles. Según la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, tu hijo puede tener ODD si hace berrinches frecuentes, discute con adultos en exceso, se niega activamente a cumplir con las reglas, con frecuencia pregunta sobre las reglas, culpa a otros por sus errores y mala conducta, trata de alterar o molestar a los demás, se molesta fácilmente, usa un lenguaje malo y odioso cuando está molesto y actúa de manera rencorosa o vengativa sobre una base regular.

Más galerías de fotos



Escrito por christa miller | Traducido por esteban arenas