Comportamiento impulsivo en adolescentes

Mientras que es común que los adolescentes actúen de impulso en lugar de pensar sobre sus acciones de antemano, la impulsividad extrema es un factor de riesgo para la conducta agresiva y violenta, de acuerdo a la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry. Debido a que el cerebro de un adolescente aún está desarrollando las habilidades cognitivas de juicio, el razonamiento y emociones son inmaduras y pueden afectar la manera en cómo se comporta un adolescente.

Drogas y alcohol

Las drogas y el alcohol pueden retrasar el desarrollo del cerebro y crecimiento emocional de un joven adolescente Los adolescentes que abusan del alcohol podrían también menos control de si mismos. En consecuencia, el beber demasiado alcohol puede llevar a la participación en conductas más riesgosas. Aunque aún hace falta más investigación, los resultados de un estudio realizado en la Rutgers University sugiere que los adolescentes que son moderadamente impulsivos para empezar son más propensos a actuar aún más impulsivamente después de beber mucho. Helene R. White, la investigadora líder, explica que el beber mucho reduce el control de los impulsos, lo que puede llevar en realidad a más consumo de alcohol. Los resultados del estudio se publicaron en la edición de febrero del 2011 de Alcoholism: Experimental and Clinical Research.

Trastorno de la personalidad fronterizo

Aunque la mayoría de los adolescentes pueden a veces cambiar de humor y ser impulsivos, las conductas de un adolescente con trastorno de la personalidad fronterizo son más extremos y constantes. Los adolescentes que padecen del trastorno no manejan bien sus emociones, lo que puede llevar a conductas peligrosas e irresponsables como el abuso de las drogas y el alcohol y la promiscuidad sexual. En una entrevista para el New York Times, el Dr. Alec L. Miller, psicólogo y profesor de ciencias clínicas en psiquiatría y comportamiento en el Montefiore Medical Center/Albert Einstein College of Medicine, Bronx, NY, señala que el aprender las habilidades para afrontar las emociones puede ayudar a un adolescente con el trastorno a controlar tanto sus emociones como sus conductas.

Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)

Los adolescentes con el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) son más impulsivos y por lo tanto muestran más a menudo la falta de criterio. Esto puede llevarles a tomar riesgos excesivos, especialmente si ya presentan una baja autoestima. En un artículo para WebMD, Harold Robert Meyer, director ejecutivo del ADD Resource Center en Nueva York, explica que el lograr una hazaña de alto riesgo que otros no están dispuestos a intentar puede darle al adolescente con baja autoestima un sentimiento de ser mejor que alguien más. Ya que los adolescentes normalmente escuchan lo que sus amigos dicen, las amistades sanas pueden actuar como una influencia positiva sobre su conducta al alentarlos a calmarse y tomar menos riesgos.

Niveles bajos de serotonina

Un análisis científico publicado en la edición de octubre del 2008 de la revista Aggression and Violent Behavior, reporta que los niveles bajos del neurotransmisor serotonina puede predisponer a los adolescentes a la agresión impulsiva que lleva a conductas perturbadoras y violentas. Los estudios también enlazan a los desequilibrios en los sistemas de serotonina y dopamina con un bajo control de impulsos y abuso de sustancias. El incremento de actividad de la serotonina y la disminución de la dopamina en el cerebro puede ayudar a reducir la agresión impulsiva caracterizada por los comportamientos destructivos.

Más galerías de fotos



Escrito por amber keefer | Traducido por glen boyd