Complicaciones de la reparación de una hernia abdominal con malla

El desarrollo de los implantes de mallas de tejido revolucionó la cirugía de hernia. Tu cirujano puede optar por reparar tu hernia uniendo los tejidos naturales o utilizando una malla para cerrar la abertura anormal sin crear ningún tipo de tensión. Las ventajas de las mallas para hernia, como las de todos los productos sanitarios, vienen con algunos riesgos que debes discutir con tu cirujano antes de la operación. Después de la cirugía, ponte en contacto con tu médico inmediatamente si tienes dolor inesperado, enrojecimiento, hinchazón o secreción en la zona de la herida quirúrgica.

Recurrencia de la hernia

La recurrencia de la hernia es la complicación más común de este tipo de operaciones, incluyendo aquellas en las que se utiliza malla. Las causas pueden ser una técnica quirúrgica inadecuada, la contracción de la malla y el movimiento o la migración de esta. Las subsiguientes operaciones de hernia en el mismo lugar son más difíciles y propensas al fracaso que los primeros intentos.

Infección

Aunque la malla está diseñada y procesada específicamente para ser implantada, el cuerpo la reconoce como un elemento extraño. La reacción a la misma y su inhibición de tus mecanismos naturales de defensa contra los gérmenes aumentan la posibilidad de infección de la malla y los tejidos circundantes. Algunas infecciones pueden ser tratadas con antibióticos, pero otras requieren la eliminación de la malla y una solución diferente para la reparación de la hernia.

Complicaciones intestinales y de la piel

Cuando se coloca dentro de la cavidad abdominal, la malla puede llegar a pegarse a una parte del intestino. No hay por lo general ningún efecto negativo, pero en algunos casos, la malla puede doblar el intestino y causar una obstrucción que requiere una corrección quirúrgica. También es posible que la malla erosione la pared del intestino, dando lugar a fugas del contenido intestinal. La colocación de la malla fuera de la cavidad abdominal reduce el riesgo de complicaciones intestinales, pero puede resultar en la erosión de la piel. La malla expuesta rara vez se puede salvar y la mayoría de las veces debe ser eliminada para lograr la curación.

Daño a los nervios

Siempre hay algo de molestia después de un procedimiento quirúrgico. Por lo general, esta disminuye con bastante rapidez. El dolor moderado a severo que persiste (especialmente si punzante o eléctrico) puede ser una señal de atrapamiento de un nervio, ya sea por la malla o por los puntos o grapas de sutura utilizadas para fijarla en su lugar. Un anestésico local que se inyecta en el sitio puede eliminar el dolor, pero otra cirugía a veces es necesaria para liberar el nervio.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. c. richard patterson | Traducido por mar bradshaw