Complicaciones de un recuento bajo de plaquetas

La tarea principal de las plaquetas es hacer pegajosa la sangre para que pueda formar coágulos. Esto es importante cuando uno se lesiona, de modo que no te desangres hasta morir. Cuando uno sangra, las plaquetas forman un enjambre en el área y tratan de detener el flujo de sangre. Esto a su vez permite que se formen costras, ya sea en la superficie de la piel o internamente (que aparecen como hematomas). Si notas los signos y síntomas de un bajo conteo de plaquetas, el médico puede hacer una prueba de sangre de rutina para determinar si tu conteo de plaquetas es bajo y luego toma las medidas necesarias para evitar complicaciones.

La trombocitopenia leve

National Institutes of Health (NIH) establecen que un recuento normal de plaquetas es de entre 150.000 y 400.000 por microlitro (mcL) de sangre. Los números por debajo de este se consideran anormalmente bajos y significan que puede haber enfermedad. El término médico para un conteo bajo de plaquetas es trombocitopenia. Según Mayo Clinic, los casos leves de esta afección no producen resultados duraderos. Sin embargo, en algunos casos, puede experimentar síntomas tales como moretones con facilidad, sangrado por la nariz y sangrado en la boca o las encías. Puedes notar sangre en las heces o en la orina, tus períodos menstruales pueden ser más pesados ​​de lo normal o puedes desarrollar una erupción llamada petequias, que se identifica por muy pequeñas manchas rojas por toda la piel. El NIH informa que en la mayoría de los casos, las complicaciones que produce esta enfermedad están asociadas con la enfermedad subyacente que está causando que tu conteo de plaquetas baje.

Excesiva pérdida de sangre

Si tienes un caso más grave de trombocitopenia, estás en riesgo de exceso de hematomas y sangrado de cortes o lesiones menores. Incluso la lesión más pequeña puede llegar a ser mortal. Según The Merck Manual Library Online, el riesgo más grave de hemorragia se produce cuando el recuento de plaquetas cae por debajo de 10.000 a 20.000 plaquetas por microlitro. Si el recuento de plaquetas disminuye a niveles muy bajos, puedes comenzar a sangrar, incluso sin una lesión, tal vez perder sangre a través de tu sistema digestivo.

Anemia

Las plaquetas son uno de los tres tipos de células rojas de la sangre producidas en la médula ósea. Un conteo bajo de plaquetas puede contribuir a un escrutinio general bajo de glóbulos rojos. Cuando se reduce el nivel total de glóbulos rojos en el cuerpo, puedes desarrollar anemia. Tener anemia significa que tu cuerpo no recibe el oxígeno que necesita para funcionar correctamente. De acuerdo con National Anemia Action Council, algunos de los síntomas comunes de la anemia incluyen dificultad para respirar, dolores de cabeza, taquicardia, mareo, cansancio, zumbido en los oídos y las manos y los pies pueden sentirse fríos. A veces la anemia es leve y temporal. En otros casos puede llegar a ser crónica, causar discapacidad y llegar a ser mortal.

Trastornos del sistema inmunológico

Un conteo bajo de plaquetas puede ser la primera señal de un problema en el sistema inmunológico. Las infecciones como el virus de la inmunodeficiencia humana o VIH (causante del SIDA) pueden hacer que el recuento de plaquetas baje demasiado. La leucemia, que es un cáncer de la médula ósea, puede hacer que tu cuerpo no produzca suficientes plaquetas. Además, muchas otras condiciones destruyen las plaquetas o las atrapan haciéndolas ineficaces (ver Recursos).

Complicaciones severas

De acuerdo con National Heart, Lung and Blood Institute, un recuento bajo de plaquetas puede ser mortal en los casos en que hay sangrado en el cerebro. En la mayoría de los casos, incluso trombocitopenia severa, puede tratarse si la causa subyacente es controlada. En algunas condiciones, las transfusiones de sangre pueden ser necesarias.

Más galerías de fotos



Escrito por lori newell | Traducido por daniela laura arjones