Complicaciones con bebés de gran peso al nacer

Tanto los bebés grandes como sus mamás suelen desarrollar complicaciones durante el parto y después. Tienes un mayor riesgo de tener un bebé que pesó más de 9 libras, 14 onzas o 4.500 gramos si eres obesa, si ganas una gran cantidad de peso durante el embarazo o si tienes diabetes. Si tu médico sospecha que tu bebé va a ser más grande de lo normal, macrosomía es el término médico, él podría controlar el crecimiento de tu bebé con cuidado y posiblemente inducir el trabajo de parto una semana antes de la fecha pronosticada.

El aumento de promedio en cesáreas

El canal del parto no es una talla única para todos, mientras que algunas mujeres pueden dar a luz bebés muy grandes con facilidad, es posible que no seas una de ellas. Tener un bebé grande duplica tus chances de parto por cesárea, el Dr. Robert Resnik, profesor de medicina reproductiva de la Universidad de California San Diego, explica en la edición de diciembre de la revista Journal of Family Practice de 2003. En una cesárea, tanto madres como bebés tienen más complicaciones después del nacimiento. Para las madres, las complicaciones incluyen infección de la herida, lesión vesical, formación de tejido cicatrizal y el aumento de la pérdida de sangre durante y después del parto. Los riesgos para el bebé incluyen una mayor incidencia de problemas respiratorios y la posibilidad de muescas o cortes durante el procedimiento, que se producen en aproximadamente 1 a 2 por ciento de los partos por cesárea, según la Asociación Americana del Embarazo.

Distocia de hombro

Una de las complicaciones más temidas de parto vaginal, la distocia de hombro se produce cuando la circunferencia de los hombros del bebé sobrepasa su perímetro cefálico. En la mayoría de los bebés, la cabeza es la parte más importante, una vez que la cabeza sale, todo lo demás sigue rápidamente. En la distocia de hombro, la cabeza llega a través de la abertura vaginal, pero los hombros se atascan. Si el bebé se ha quedado atascado durante mucho tiempo, sus niveles de oxígeno pueden caer, dando lugar a un daño cerebral o la muerte. El riesgo de distocia en madres no diabéticas está entre 5 y 9 por ciento de los bebés que pesan entre 8 libras y 13 onzas, 9 libras con 14 onzas. Tener diabetes aumenta el riesgo de distocia de hombros, 9 por ciento de los bebés que pesan hasta 9 libras y 5 onzas y 24 por ciento de los bebés que pesan más de 10 libras nacidos de madres diabéticas desarrollan distocia de hombro, según el Dr. Resnik.

Lesión del plexo braquial y fractura de clavícula

Fractura de clavícula y daño a los nervios del plexo braquial son las lesiones físicas más comunes sufridas por los bebés grandes, según el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos de guías de práctica clínica publicadas en el 07 2001 Americana Médico Familiar. La macrosomía aumenta el riesgo de fractura de clavícula y diez veces el riesgo de distocia de hombro de 18 a 21 veces, el informe ACOG estados. El daño a los nervios del plexo braquial puede causar daño muscular permanente en la mano, la muñeca o el brazo. Menos del 10 por ciento de los bebés con distocia de hombro desarrollar una lesión permanente a los nervios del plexo braquial, el Dr. Resnik informes.

Las complicaciones después del parto

Una vez que logran que el bebé grande llegue al mundo, sus problemas no han terminado aún. Muchos bebés macrosómicos, en particular los nacidos de madres diabéticas, experimentan una caída en los niveles de glucosa en la sangre en cuestión de horas después del nacimiento. Tu bebé podría desarrollar temblores, actuar aletargado, alimentarse mal (en el momento en que más lo necesita) o tener problemas para mantener su temperatura. Puede que necesite un corto período de observación en la sala de cuidados especiales o alimentación oral adicional para ayudar a adaptarse a niveles más normales de glucosa.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por natalia pérez