El complejo B y la vitamina B12

Las vitaminas son micronutrientes, lo que significa que tu cuerpo sólo las necesita en cantidades minúsculas. Directamente no aportan energía, pero sí son fundamentales para la vida. Según el University of Maryland Medical Center, una dieta rica en vitaminas puede ayudarte a combatir una variedad de enfermedades. Las vitaminas del complejo B son solubles en agua y, por definición, el cuerpo no las almacena. La vitamina B12 es la vitamina del complejo B que el cuerpo menos necesita, pero aún así es tan importante como las demás.

Contenido del complejo B

El complejo B en realidad es un grupo de 8 vitaminas diferentes. Además de la vitamina B12, el grupo incluye tiamina, también conocida como B1; riboflavina o B2; niacina o B3; ácido pantoténico o B5; piridoxina o B6; biotina o B7 y ácido fólico. Los nombres alternativos para el ácido fólico son folato o B-9, mientras que la niacina también se conoce como amida del ácido nicotínico o nicotinamida. La vitamina B12 es una excepción dentro de este grupo, ya que el hígado almacena hasta el 90% del contenido en el cuerpo. Según las dietistas registradas Liz da Silva y Stacey McCray, tu cuerpo puede almacenar el equivalente a cinco años del suministro de vitamina B, según la dieta y el estado de salud.

Funciones de la vitamina B12

También conocida como cobalamina, la vitamina B12 es un compuesto que contiene el mineral cobalto. Al igual que otras vitaminas del grupo B, es importante para el crecimiento y el desarrollo normales por su participación en el metabolismo de nutrientes. Específicamente, ayuda a tu cuerpo a derivar la energía de los carbohidratos, las grasas y las proteínas, así lo indica el Massachusetts Institute of Technology. Además, funciona con el ácido fólico para ayudar al cuerpo a producir material genético, glóbulos rojos y el revestimiento de las células nerviosas.

Funciones de otras vitaminas del grupo B

Las vitaminas del complejo B desempeñan papeles fundamentales en el cuerpo, en especial en el metabolismo de los carbohidratos. Específicamente, las vitaminas B1, B2, B3, B5 y la biotina ayudan a convertir los carbohidratos en energía. Las vitaminas B3 y B5 también desempeñan un papel importante en el metabolismo de otros nutrientes, como las proteínas y las grasas. Además, varias vitaminas B son esenciales para la función normal del corazón, los músculos y el sistema nervioso. Si estás embarazada, el ácido fólico es esencial para prevenir defectos congénitos en el feto, mientras que la colina ayuda al desarrollo cerebral, el aprendizaje y la memoria del bebé.

Fuentes dietarias

Los suplementos pueden aportarte una combinación de vitaminas del complejo B y otros nutrientes. Sin embargo, según la University of Maryland Medical Center, no necesitas suplementos si sigues una dieta saludable, equilibrada y normal. Prácticamente todos los alimentos aportan vitamina B5 y muchos productos que contienen harina blanca y otros cereales refinados son fortificados con vitaminas B1, B2 y B3. Los frutos secos, las legumbres, los vegetales de hojas verdes, los productos lácteos y las carnes, en especial las vísceras, suelen ser buenas fuentes de vitamina B. Sin embargo, si eres un vegetariano estricto, corres riesgo de una deficiencia de vitamina B12 porque suele estar presente únicamente en productos de origen animal.

Más galerías de fotos



Escrito por suzanne fantar | Traducido por valeria d'ambrosio