Comparación entre las planchas para el cabello de titanio y turmalina

Las mujeres han luchado para alisar su cabello rizado por siglos, pero la primera plancha para el cabello patentada data de 1909 y le corresponde a Isaac K. Shero. Las planchas para el cabello se han hecho con muchos materiales distintos, siendo el más notable la cerámica. Más recientemente, los fabricantes han comenzado a usar el metal titanio y la turmalina, un cristal, para ayudar a que el cabello se mantenga brillante y saludable además de liso.

Calentamiento

Tanto las planchas de cabello de turmalina como las de titanio se calientan velozmente, pero el titanio se calienta de manera más pareja, sin dejar lugares fríos. El titanio también retiene mejor el calor, permitiendo lograr el peinado en menos tiempo.

Brillo

La turmalina produce naturalmente iones negativos cuando se la calienta, y los iones negativos y los rayos infrarrojos lejanos ayudan a que el cabello se vea brillante sin daños. La cerámica también produce iones negativos, motivo por el cual se suele combinar el titanio con la cerámica.

Durabilidad

El titanio es tan fuerte como el acero y no se corroe. La turmalina es una gema y puede deteriorarse más rápidamente que el titanio. Ambos materiales suelen ser amolados y fusionados en las placas de la plancha para el cabello, motivo por el cual la mayoría de las que contienen estos materiales se venden en el mercado como nano-titanio o nano-turmalina.

Efectividad

La turmalina funciona bien para alisar la mayoría de los cabellos, pero el titanio es la mejor elección para los cabellos difíciles de alisar. Ambos funcionan mucho mejor para mantener el cabello liso por más tiempo que la cerámica o el aluminio.

Costo

El costo varía según el fabricante, pero las planchas de cabello que tienen turmalina, titanio o ambos son más caras que las de cerámica. Muchas de las que tienen turmalina o titanio se vendían desde US$70 hasta US$180 en octubre de 2010.

Más galerías de fotos



Escrito por jeff rogers | Traducido por azul benito