Comparación nutricional entre el cordero y el pollo

Como todas las carnes, el cordero y el pollo son ricos en proteínas. Si bien ambos alimentos comparten estas características, en otros aspectos nutricionales son diferentes. Ambos pueden ser componentes de una dieta sana, pero puedes encontrar que uno se adapta mejor que el otro a tus necesidades nutricionales. Ten en cuenta que cocinarlos en aceite u otros ingredientes alterará las características nutricionales de la carne.

Calorías

Si estás tratando de perder peso, elige pollo como la carne de tu comida. Cien gramos de pechuga de pollo cocida contiene 165 calorías, mientras que 100 g de lomo de cordero proveen 204. Si bien la pechuga de pollo tiene menos calorías, deberías consumir cordero frecuentemente como para notar un efecto adverso sobre tu pérdida de peso. Cambiar 100 gramos de lomo de cordero por 100 gramos de pechuga de pollo a diario, daría como resultado un reducción de 273 calorías por semana.

Proteínas

Tanto el pollo como el cordero son ricos en proteínas, un nutriente que tu cuerpo usa para formar y reparar tejidos y células vitales. El pollo es ligeramente más rico en proteínas: 100 g de pechuga de pollo aportan 31 g de proteínas, mientras que 100 g de lomo de cordero contienen 28 g. Consumir proteínas es vital para tu salud y la ingesta diaria recomendada es de 0,8 g de proteína por kg de peso corporal. Si pesas 175 libras (80 kg), tu ingesta de proteínas debería ser de 63 g.

Grasas

La diferencia de calorías entre el cordero y el pollo proviene mayormente de su contenido de grasa. El cordero tiene más grasa, con 9 g en una porción de 100 g de lomo, mientras que 100 g de pechuga de pollo contiene sólo 3,6 g. El cordero contiene 3 g de grasas saturadas, en contraste con sólo 1 g que tiene la pechuga de pollo. Demasiadas grasas saturadas pueden aumentar tu riesgo de enfermedad cardíaca, por eso el USDA sugiere limitar las grasas saturadas a no más del 10% del total de tus calorías.

Carbohidratos

Tanto el pollo como el cordero pueden ser adecuados para las dietas reducidas en carbohidratos, ya que ambas carnes son libres de este grupo de nutrientes. Los carbohidratos son la principal fuente de energía de tu organismo, pero las dietas bajas en carbohidratos pueden ayudarte a perder peso, si también reduces la ingesta total de calorías.

Vitaminas

Ninguna de las dos carnes son una buena fuente de vitaminas, aunque el pollo contiene niveles altos de colina, una vitamina del grupo B, y vitamina A. El cordero provee folato, otra vitamina del grupo B, pero casi nada más.

Minerales

Si bien el cordero y el pollo no son ricos en vitaminas, proveen algunos minerales. Ambas carnes son buenas fuentes de potasio, fósforo, magnesio, hierro y zinc. El cordero contiene casi cinco veces más zinc que el pollo.

Más galerías de fotos



Escrito por brian willett | Traducido por paula santa cruz