Comparación de ejercicio: Caminadora vs. trampolín

Los ejercicios aeróbicos, como las personas, vienen en todas formas y tamaños. El ejercicio sobre un trampolín o una caminadora son actividades aeróbicas que queman calorías, ayudan en la pérdida de peso o mantienen y mejoran el aguante. Los dos ejercicios son muy diferentes, por lo que si no te encuentras saltando con alegría con uno, intenta el otro para acoplarte mejor.

En acción

La acción en una caminadora es un movimiento frontal caminando, trotando o corriendo. Tus piernas se mueven hacia adelante y atrás sobre la cinta. En un trampolín, tus acciones son de arriba a abajo conforme botas en la superficie, pero puedes cambiar los patrones de tus pies. Por ejemplo, puedes mover tus pies separados y juntos en un movimiento de tijerillas (jumping jacks) o moverlas hacia adelante y atrás para simular el esquiar a campo traviesa. Otros movimientos incluyen trotar, elevación de rodillas o giros.

Fuerza de impacto

Caminar en la caminadora es una actividad de bajo impacto ya que uno de tus pies permanece en contacto con la plataforma. Cuando incrementas el paso a un trote o a correr, la actividad incrementa a ser una de alto impacto, ya que ambos pies están sobre la superficie por un pequeño momento. El ejercicio en trampolín, el cual es conocido como rebotar, es una actividad de bajo impacto. La cama de malla de la superficie del trampolín absorbe el impacto sobre tus articulaciones conforme saltas.

Haz un cambio

La caminadora te permite variar tu entrenamiento de dos maneras; puedes ajustar la velocidad o la inclinación. Conforme tu nivel de acondicionamiento mejora, puedes caminar más rápido o incrementar el paso a un trote. Puedes también incrementar la elevación para simular el caminar cuesta arriba. Esto cambia el enfoque sobre los músculos de las piernas y esfuerza el ritmo de tu corazón. Sobre un trampolín, tus ajustes son hechos por qué tan rápido saltes o cambiando la profundidad de los saltos. Utilizas pasos rápidos para presionar hacia abajo sobre la malla para esforzar los músculos de las piernas.

Súma

Uno de los propósitos del ejercicio aeróbico es el de quemar calorías. Puedes ver el número de calorías quemadas como el factor decisivo al elegir entre la caminadora y el trampolín. Las investigación realizadas por el Dr. Victor L. Katch en la universidad de Michigan compararon 12 minutos de trote a cinco millas por hora y 12 minutos de rebotes. Los resultados mostraron que una persona de 150 libras quema 71 calorías trotando y 82 calorías rebotando.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa m. wolfe | Traducido por glen boyd