Cómo tratar una inflamación de las glándulas del cuello

Escrito por Robin Reichert
Se pueden inflamar cuando te sobreviene un resfriado, una infección o una irritación de garganta.

Las glándulas del cuello son en realidad nódulos linfáticos localizados en el cuello, bajo la mandíbula. Se pueden inflamar cuando te sobreviene un resfriado, una infección o una irritación de garganta. La inflamación es la forma que el cuerpo tiene de comunicarte que tu sistema inmune está haciendo un trabajo arduo para intentar defenderse de una enfermedad: las glándulas del cuello, junto con otros nódulos linfáticos, crean anticuerpos para protegerse. Para curar la inflamación es necesario tratar la enfermedad subyacente que la provoca.

Tratar las glándulas inflamadas del cuello

Visita a tu médico si tienes las glándulas del cuello inflamadas y dolor de garganta para descartar una amigdalitis, una mononucleosis o una faringitis estreptocócica. Si te receta antibióticos, tómalos tal y como él te los haya prescrito. Mezcla en un cuenco la cuarta parte de una cucharadita de sal, una taza de agua caliente y media cucharadita de raíz sello de oro y utiliza la tela de gasa para colarlo todo. Úsalo como un enjuague bucal y haz gárgaras con él para aliviar la irritación de garganta.

Acude a tu médico si notas las glándulas del cuellos inflamadas y dolor de oídos para descartar una infección en ellos. Si te suministran antibióticos, toma el tratamiento completo tal y como te lo hayan indicado.

Considera la posibilidad de tomar equinácea. La equinácea es un suplemento a base de hierbas que se utiliza para estimular la inmunidad y ayudar al cuerpo a luchar contra la enfermedad. Consulta con tu servicio de salud antes de tomarla y ajústate a la dosis recomendada.

Toma una onza de jugo de aloe al día para tratar la inflamación de forma interna. Refrigera el jugo entre las tomas para mantenerlo fresco.

Bebe diariamente una taza de infusión de gordolobo (Verbascum thapsis) para aliviar el resfriado y la irritación respiratoria, y para reducir la inflamación. Deja la bolsita de la infusión en remojo durante tres minutos en seis onzas (177 ml) de agua caliente y ponle miel al té para endulzarlo al gusto.

Utiliza ibuprofeno o acetaminofeno para aliviar el dolor producido por las afecciones asociadas a la inflamación. Sigue las indicaciones de tu médico cuando uses estos medicamentos.

Consejo

A veces es necesario recurrir a los esteroides para reducir la hinchazón de los nódulos. Si el tamaño del nódulo linfático no disminuye con el paso del tiempo, podría ser necesaria otra evaluación médica para determinar si es necesario prescribir esteroides.

Advertencias

En casos poco comunes, unos nódulos linfáticos aumentados de tamaño pueden ser un indicativo de cáncer; si los nódulos miden más de tres centímetros, tendrás que ver a tu médico para que determine si deben ser extirpados quirúrgicamente o si se precisa una biopsia.

Antes de utilizar cualquier remedio natural o casero, consulta a tu servicio de salud.

No hay muchas investigaciones científicas que prueben los efectos reales de los remedios naturales y caseros. Mantente informado.